Por Práxedes Olivero García

En días recientes leía la noticia sobre una persona que había fallecido en el Hospital Regional Universitario Jaime Mota de Barahona,  luego de haber sido llevado allí herido. Algo me llamó la atención en la imagen que acompañaba el texto. Un numeroso grupo de personas rodeaba el cuerpo que yacía sobre una meseta de cemento, en la morgue de dicho centro. Algunas, celulares en mano, se disponían a tomar fotos. 

Creía que  acciones como esas, aparentemente de escasa importancia,  habían sido superadas en este centro de salud; en virtud de que, a diferencia de hace unos años, la morgue está protegida por un portón.  Pensaba que había quedado en el pasado, la exposición al escrutinio público de los cuerpos de las personas fallecidas víctimas de la violencia, o los cadáveres de neonatos con malformaciones congénitas.

 Las imágenes de cuerpos ensangrentados tirados en el piso de la morgue  hiere la sensibilidad humana. Ni qué decir  de los sentimientos que nos provoca la foto del cuerpo desnudo de una  niña nacida con una malformación,  que aún hoy, varios años después,  circula por el Internet.  Del mismo modo, conmueven al corazón más duro,  las  fotos y videos de  una hilera de cajitas de cartón que servían de ataúd a los recién nacidos fallecidos como consecuencias de una  bacteria adquirida dentro de los muros del centro asistencial.

 Así es como el  ser humano queda expuesto en su fase de mayor fragilidad.  La integridad moral queda rota. Los familiares sufren doblemente: un sufrimiento primario por haber perdido a un pariente, y otro colateral, al percatarse que el cuerpo fue mostrado sin ningún pudor ni criterio, tal y como si de un espectáculo de circo se tratase.

Esas imágenes  tipifican (con mucho  desparpajo)  el tratamiento que se le da a los muertos en este hospital. Pero, para ser honesta, no sé si  esto sólo ocurre aquí, o es una práctica común a otros centros de salud de la República Dominicana. Bajo ningún concepto, esto último justifica tan denigrante espectáculo. 

Probablemente hablar de circunstancias como estas pudiera parecer tonto. Total, en países como el nuestro, lograr el respeto de los derechos de los vivos es una lucha del día a día. Por tal razón,  la realidad de que a los  muertos se les trate con tan escasos miramientos,  es cosa, cuando menos,  secundaria. En particular,  creo que  con prácticas de esta naturaleza cada vez perdemos un poco de nuestra humanidad, y  nos acercamos más al ente primitivo o animal. Con el perdón de los animales…

Es de esperar que con la remodelación de que es objeto el Jaime Mota, se adecue esta zona  de tanta importancia. Adecuación esta que debe ir dirigida al plano de la conservación de los cadáveres y al del mantenimiento de la privacidad propia del área. Una razón elemental sostiene esta urgencia. Los derechos humanos no concluyen con la vida; se extienden hasta la etapa final, la muerte. 

Comparte esta noticia en las redes sociales :
domingo, 12 de agosto de 2018

ministerio de educacion

ministerio de educacion

milton sindico

milton sindico

INDOTEL dar clikc

CONAVIHSIDA

SIGUENOS EN LAS REDES

Facebook
Twitter

senador eddy mateo

senador eddy mateo

KHOURY INDUSTRIAL

KHOURY INDUSTRIAL

DORIS FELIZ

DORIS FELIZ

EDESUR

EDESUR

d pillay full drink

d pillay full drink
Lo mas acojedor en Barahona Tel. 809 524-9655

fundacion jose del castillo

fundacion jose del castillo

micro-cyber yoan

micro-cyber yoan

Buscar este blog

catedral santa cruz

catedral santa cruz

cañon de barahona

cañon de barahona

CASANDRA DAMIRÓN

CASANDRA DAMIRÓN

iglesia catolica

iglesia catolica

antiguo remolcador

antiguo remolcador

Obispado de barahona

Obispado de barahona

SEDE PRESIDENCIAL 1913

SEDE PRESIDENCIAL 1913

INGENIO BARAHONA

INGENIO BARAHONA