Por Tomás A. Méndez y Benny Rodríguez
Listín Diario

Barahona.- Cuando el pasado 25 de mayo los equipos pesados rugieron para dejar iniciados los trabajos del túnel que desviará las aguas del río Yaque del Sur, un doble sentimiento se apoderó de las 371 familias que serán desalojadas para dar paso al proyecto Monte Grande.

Sentían satisfacción con el inicio de los trabajos formales del gran embalse de la presa y a la vez la tensión que significa salir del lugar donde han vivido toda su vida, algunos por más de 90 años, cuando apenas dos o tres casitas formaban el vecindario.

El tema de la reubicación de sus viviendas ya no preocupa tanto a los residentes en Monte Grande, La Meseta, San Simón y Los Güiros, el compromiso asumido con ellos por el director del Indrhi, Olgo Fernández, los mantiene tranquilos. Además, resaltan que la Iglesia católica y su Pastoral Social han ayudado a que el impacto no sea tan negativo.

No sucede igual, sin embargo, con los terrenos que servirán para la producción de los rubros que por años han servido de sustento para ellos y sus familias.

Confesor Vargas relata que durante un tiempo tuvieron dudas de que esto se hiciera realidad; creían que todo era promesa electoral, ya que muchas veces anunciaron y dieron picazo y luego nada, pero con la ubicación de los terrenos donde será construido el nuevo poblado y el inicio de los trabajos del embalse, las cosas han cambiado.

El ingeniero Olgo Fernández aseguró que el nuevo Monte Grande tendrá viviendas construidas en hormigón, canchas de voleibol y baloncesto, estadio de béisbol, calles asfaltadas, escuela, liceo secundario, energía eléctrica, acueducto, y además las edificaciones actuales, que sirven de almacén, serán entregadas a la comunidad para una escuela de formación técnica.

Todo eso es bien valorado por los residentes en la zona, lo agradecen y confían que el compromiso será cumplido.

La preocupación

Alfredo Fabián Florián, directivo del Comité para la Defensa y el Desarrollo de la Comunidad de Monte Grande, observa que el proceso de reubicación en ocasiones se pone lento, pero que es parte de la programación, y se mantienen en alerta.

Los residentes en las poblaciones afectadas dudan sobre la ubicación de los terrenos que les serán entregados para seguir trabajando la tierra, por temor a ser sacados de su entorno. Se refieren a las tierras ubicadas entre las comunidades de Honduras y Vuelta Grande en el municipio Tamayo, de la cual el director del Indrhi ofreció datos precisos a Listín Diario, y garantizó que estarán en condiciones y tendrán además un fácil acceso de los productores.

Según Alfredo Fabián, la empresa constructora, Andrade Gutiérrez y el Indrhi les han prohibido el inicio de nuevas cosechas en los predios que poseen en la zona que quedará debajo o muy próximo al embalse de la presa, razón que los mantiene viviendo en condiciones más precarias que la tradicional.

Olgo Fernández reveló a Listín Diario que se distribuirán unas 12,000 tareas entre los productores afectados con la construcción de Monte Grande, terrenos de muy buena calidad y de fácil acceso para el traslado de sus cosechas a los mercados.

“Todo está consensuado con los productores. Ellos están conscientes de las bondades de esos terrenos y de las facilidades que tendrán. No se está tomando ninguna decisión individual y el tiempo dirá los beneficios que les dejará a ellos, a la región y a todo el país por la importancia del proyecto”, aseguró Fernández.

Agregó que las tierras donde serán asentados los productores ya están siendo desmontadas, acondicionadas y se les construyen los canales que les mantendrán agua permanente para que los campesinos cultiven los productos que deseen y que les garanticen la subsistencia.

Los residentes en Los Güiros, La Meseta, Monte Grande y San Simón afirman que su principal deseo es que los trabajos de la presa no se detengan y que las promesas que han hecho las autoridades se cumplan, porque si eso sucede tendrán un cambio radical en sus vidas.

“Las cosas parecen ir de mejor en mejor. La obra no se ha detenido y trabajan día y noche. Además, los compromisos asumidos por el director del Indrhi y las autoridades han sido firmes”, asegura con la mirada puesta en las profundidades del Yaque del Sur.

Sobre las dudas de los campesinos, Olgo Fernández explicó que estos pueden estar tranquilos, porque esa situación está resuelta y ha sido consultada y tratada con los involucrados en el proyecto.

La solución

Las tierras donde los campesinos de Monte Grande, Los Güiros, San Simón y La Meseta serán ubicados son unas 12,000 tareas de excelente calidad y están ubicadas al otro lado del río. “Dicho así, al otro lado del río parecería que estábamos alejando a los productores de sus tierras, pero no es así. Esos terrenos están entre Vuelta Grande y Honduras. Se les construirá un puente que unirá el poblado Nuevo Monte Grande con las tierras, y es un trayecto muy corto”, aseguró el funcionario. Garantiza que no estarán más en peligro, porque el poblado está ubicado en una zona que “en ningún momento sus vidas estarán en riesgo por la crecida del río o desbordamiento de la presa”.

Otra visión

Los residentes en Monte Grande manifestaron su esperanza y confianza de que lo prometido por el director del Indrhi sea tal como él lo anunció.

Aunque allí han vivido toda la vida y no tenían planes de salir del lugar, después que se realizaron estudios del área y se anunció la construcción de la obra, la espera del traslado comienza a desesperar, porque no pueden echar más raíces en ese lugar, debido a que saben que su salida se producirá de un momento a otro.

La reubicación, aunque tendrá un mayor impacto en Monte Grande, provocará el desplazamiento de otras pequeñas comunidades para dar paso a la construcción del importante proyecto que regularía las avenidas de las aguas cada temporada ciclónica, generará electricidad, incorporará miles de tareas a la producción, proporcionará agua para el consumo y el regadío.

Confesor Vargas y Alfredo Fabián Florián, directivos del Comité para la Defensa y el Desarrollo de la Comunidad de Monte Grande, observan que la marcha del proceso de reubicación está “un poco lenta”, aunque admiten que hay momentos que la cosa se anima, pero de repente se paraliza y desean que no se detenga nunca más.

Los residentes en Monte Grande aseguran que no harán nada para que se detenga el proyecto, pero esperan que se actúe con justicia en su caso.

Nelly Torres Montilla, miembro de la comunidad eclesial, dice que el traslado de todas las familias surte un impacto negativo entre quienes llevan décadas residiendo en el lugar y se ven forzados a iniciar una nueva vida en zonas distintas, tienen confianza en que el cambio, en esta ocasión sea para un cambio positivo de sus vidas. La diócesis de Barahona, a través de la Pastoral Social, se involucra con la comunidad para que el impacto de movilización sea menos traumático, se proteja el medio ambiente y, sobre todo, que el lugar en donde sean ubicadas las familias, sea digno y garantice los servicios adecuados para vivir con decencia.

Comparte esta noticia en las redes sociales :
viernes, 29 de junio de 2018

INDOTEL

INDOTEL

CONAVIHSIDA

GOBERNACION DE BAHORUCO

GOBERNACION DE BAHORUCO

senador eddy mateo

senador eddy mateo

DORIS FELIZ

DORIS FELIZ

KHOURY INDUSTRIAL

KHOURY INDUSTRIAL

d pillay full drink

d pillay full drink
Lo mas acojedor en Barahona Tel. 809 524-9655

EDESUR

EDESUR

fundacion jose del castillo

fundacion jose del castillo

micro-cyber yoan

micro-cyber yoan

revista de politica

revista de politica

Buscar este blog

SIGUENOS EN LAS REDES

Facebook
Twitter

catedral santa cruz

catedral santa cruz

cañon de barahona

cañon de barahona

CASANDRA DAMIRÓN

CASANDRA DAMIRÓN

iglesia catolica

iglesia catolica

antiguo remolcador

antiguo remolcador

Obispado de barahona

Obispado de barahona

SEDE PRESIDENCIAL 1913

SEDE PRESIDENCIAL 1913

INGENIO BARAHONA

INGENIO BARAHONA