POR ARMANDO PASCUAL MADÉ 

SAN JUAN DE LA MAGUANA: La crisis por la que atraviesa el suministro de agua potable, que debe garantizar el Instituto Nacional de Aguas Potables y Alcantarillado (INAPA), ha entrado en una fase sumamente crítica por la suspensión del preciado líquido por más de una semana, por alegadas reparaciones en las redes de distribución.

A la ciudad se le ha suspendido el suministro de agua potable, tras un servicio deficiente durante largos años y el mantenimiento de facturaciones elevadas para una buena parte de la población que no recibe regularmente el suministro del líquido.

El centro de la ciudad y la periferia ha cesado el agua corriente por las cañerías de los hogares y ahora los usuarios, sobre todo las amas de casas, han entrado en desesperación al carecer de la mimsa y de información de cuándo se restablecerá el suministro.

Las quejas se han incrementado en los últimos días, porque las cisternas y tinacos han agotado sus reservas, por la prolongación del corte del servicio durante semanas.

En hogares de mayores ingresos están comprando agua de botellones para el aseo personal, cocinar y hasta para bajar los inodoros, temerosos de que puedan enfermar, pero los hogares más pobres no pueden hacerlo.

De acuerdo a lo que se aprecia en la avenida de Circunvalación, se mantienen los trabajos de reparación y ampliación de las tuberías que conducen el preciado líquido a las redes de menor calibre, que son las que finalmente llegan al usuario.

De no resolverse la situación de cierre del acueducto, la salud de la población estará seriamente amenazada porque el aseo de las personas es precario y algunos de estas están trasladándose al río San Juan y al Donao a buscar agua, que de antemano se sabe que está contaminada por la dscarga de sanitarios de muchos hogares.

Comparte esta noticia en las redes sociales :
lunes, 6 de noviembre de 2017