POR JOSE VALENTIN

¡Pero ni cuando han fallecido los mejores hijos de Tamayo! Tampoco en 1998 cuando las aguas del Rio Yaque del Sur nos golpearon de tal forma que hasta el orgullo nos arrebató por un tiempo efímero se escuchó hablar de algo parecido!

La marcha debe ser denominada la marcha de la gran unidad. Los Tamayenses nos merecemos un gran reencuentro, en el que dejemos de lado las diferencias políticas, religiosas y de cualquier otra índole. En la marcha de la gran unidad deben confluir todas las fuerzas vivas de nuestras comunidades, y por dos o tres horas hacer una especie de retiro donde disertemos sobre la problemática de Tamayo y de manera conjunta buscar soluciones, jamás culpables. 

Qué impresión daremos a aquellos visitantes que de alguna manera recorren el pueblo de Tamayo: Vendedores, visitadores médicos, empresarios. ¡Le diremos que somos un pueblo que ha perdido las fuerzas de luchar y el camino más idóneo es vestirnos de luto caminando con la frente al suelo………. Y a nuestros hijos que le trasmitiremos, que ya estamos derrotados, que no somos capaces de levantarnos, que hemos perdido el espíritu combativo.

En la marcha de la Gran Unidad, el egocentrismo, la envidia, el chisme, el antagonismo, el protagonismo, la desidia, la perfidia, las riñas, el divisionismo, la apatía, el egoísmo…….…… no tendrá cabida. Somos luchadores imbatibles, es nuestra naturaleza; como es la naturaleza del escorpión picar cuando se ve acorralado, o el de la avispa sacar su ponzoña ante un hecho ineludible, la de los series 076 es levantarse una y otra vez hasta conseguir el bien común. 

Reflexionemos: ¿Qué aporta a nuestro pueblo una discusión estéril por las redes sociales: enemistad, odio, rencor, alejamiento, frialdad, y mucho más? No, así nada resolveremos, cada quien desde un ángulo con un fusil cargado esperando el tableteo del contrario. ! Y acaso somos contrarios, No, somos hermanos, somos compueblanos, unidos por un cordón umbilical que jamás se desprenderá! 

Demos un ejemplo a la sociedad, demos un ejemplo al país, y ustedes verán que una caminata como la que proponemos: incluyente, solidaria, traerá consigo resultados inesperados. La sociedad está saturada de protestas que generan mala vibra. Hagamos algo diferente y verán resultados positivos, no le demos el matiz que ha dividido la humanidad por antaño: político-personalista. 

Yo estoy de acuerdo con la marcha, pero una marcha incluyente, de soluciones, jamás de buscar culpables ni de acorralarnos entre nosotros como si se tratase de una competencia donde se busca protagonismo. Solo unidos triunfaremos.

Comparte esta noticia en las redes sociales :
lunes, 13 de noviembre de 2017