POR  ISMAEL BATISTA
   
Para los Estados de la región existen tres elementos fundamentales que restringen  el crecimiento de las economías. A saber, la deuda pública, la factura petrolera y la corrupción.

En las siguientes líneas  nos referimos al caso de la República Dominicana:

Una evaluación a groso modo  de las disponibilidades  económicas   del país nos revela fehacientemente el efecto mortífero  para la economía dominicana que provoca la sangría que cada año le sustraen al Presupuesto Nacional el pago de la deuda Pública, la factura petrolera y la corrupción. Es de tal magnitud que se llevan increscendo cada año o alrededor del 60 % e los ingresos fiscales.

En la óptica de este concepto podemos señalar que para este año  la Dirección Nacional de Presupuesto consigna erogaciones para el pago de intereses de la Deuda Publica ascendentes a 126,446.5 millones de pesos. Estos números no incluyen el pago de amortizaciones de capitales adeudados

En ese orden, no tenemos los datos recientes de la factura petrolera, que para mediado del 2016 se colocaba en 1685 millones de dólares. Otra obligación del Estado con giro al presupuesto de la nación, que si no fuese por la caída de los precios internacionales del petróleo y sus derivos, la sangría a la economía dominicana, hubiese sido mayor .

El siguiente ingrediente, entre otros, que contribuye a socavar  la economía de   nuestro país es la   Corrupción Administrativa. En  referencia  al pasado reciente, en  1996, en el primera dirección estatal  del PLD, el entonces presidente de la república Dr. Leonel Fernández,   calculaba que en el cuatrienio anterior la corrupción  se había embolsillado  más de  30 mil millones de pesos.

Al día de hoy habría que hacer nuevos cálculos.

Visto lo anterior y las estimaciones presupuestarias del Estado dominicano para el 2018, de unos 814, 821 millones de pesos, de los cuales, estarán destinados al gasto publico 684, mil millones de pesos. Los restantes unos 131 mil millones no son suficientes para llenar las expectativas del país  en el marco de los servicios e inversiones para este año.

CONSECUENCIAS.

Para entenderlo vasta simple operación matemática. Se percibe claramente que  el incremento de 64, 479  millones de pesos al presupuesto de 2018, lo que representa un poco menos de la  mitad de lo destinado al pago de los intereses de la deuda pública, resultan insuficientes para los compromisos del gobierno en gastos corrientes  y en políticas de inversiones.

De manera tal, que esta situación precaria de disponibilidad económica, en lo inmediato, tendrá impacto negativo en las  ejecuciones de planes, proyectos y en la oferta de servicios en las instituciones públicas y ministerios, por las limitaciones presupuestarias que se verán abocados manejar.

Y en sentido general, la situación económica constriñe al gobierno en  las grandes políticas de inversiones y de desarrollo en ejecución, que se verán truncadas  y  muchas de ellas no se implementaran en el nivel que requieren las circunstancias del país

 Es la consecuencia del panorama económico del Estado dominicano  inducido por las políticas de ajustes  económico neoliberales impuesta por banca internacional a la economía dominicana para de esta manera  extraer riquezas producidas en el país.

 Modelo económico neoliberal impuesto y en ejecución en el país que en un constante efecto deletéreo  a la economía dominicana  arrastra consigo años tras años déficit fiscal,  depreciación monetaria, empréstitos y como expresamos en líneas anteriores, mengua la capacidad del Estado  en la inversión de capitales para la producción y el verdadero desarrollo.

Es un derrotero de constreñimiento económico que empuja al gobierno a los empréstitos internacionales que hunden el país en un agujero que se cava más profundo en la tierra con cada préstamo en que se incurre

 SOLUCION:

Continuar, ampliar el parque energético de Punta Catalina, el cual  ahorraras al Estado dominicano  divisas por más de 400 millones de dólares al año las construcciones de hidroeléctricas y continuar con la producción  de energía eólica, paneles solares, entre otras posibilidades.

Elaborar un plan para el pago de la deuda externa. El marco de la Estrategia Nacional de Desarrollo 2030 sería un buen escenario.

Continuar el combate a la corrupción administrativa. 

Comparte esta noticia en las redes sociales :
jueves, 9 de noviembre de 2017