Por Benny Rodríguez

Barahona.- La mujer de la foto no se identificó, pero vive en el barrio Enriquillo y cada mañana va a la escuela Benjamín González, ubicada en el sector de Río Chil, a llevar a sus cuatro hijos: dos hembras y dos varones para recibir el pan de la enseñanza.

Pero la humilde mujer, debió devolverse a mitad de camino: los propios padres de los alumnos se lo impidieron porque reclaman ser nombrados en el centro escolar hace poco inaugurado por el presidente Danilo Medina e inmediatamente integrado a la Jornada Escolar Extendida, como parte de la “Revolución Educativa”, impulsada por su gobierno.

La acción de los padres de los estudiantes, exigiendo nombrar a 5 ó 10 personas en conserjería y seguridad en la señalada escuela, no solo afecta a la referida mujer, que aparenta unos 40 años, pero quizás tiene 30, sino que impide a 510 alumnos y alumnas, hijos de familias pobres, recibir el pan de la enseñanza.

Reporteros de Listín Diario acudieron al lugar de la protesta, pero no contactaron a sus organizadores, dispersados por efectivos contra motines de la Dirección Regional Sur de la Policía Nacional, quienes tomaron el control del lugar, principalmente en la carretera que comunica a Barahona con Pedernales y comunidades de la zona costeña.      

Faltando unos minutos para las siete de la mañana de este jueves los reclamantes bloquearon con gomas viejas encendidas, ramas de árboles, basura y piedras colocadas en la importante vía, impidiendo momentáneamente el tráfico vehicular, lo que motivó la intervención de los miembros policiales para restablecer el orden.

Que los uniformados restablecieran el orden y permitieran la libre circulación del tránsito, no logró que los 510 estudiantes del centro recibieran hoy el pan de la enseñanza, castrándoles su futuro y presente, así como adquirir los conocimientos, necesarios e importantes en una sociedad competitiva como la actual.  

La protesta, no solo provoca la pérdida la docencia, sino que genera pérdidas para el Estado dominicano, porque a los suplidores del almuerzo y la merienda escolar se les tendrá que pagar por el suministro de los alimentos a alumnos y alumnas, docentes y administrativos.

Algunas personas consultadas, quienes prefirieron el anonimato para evitar conflictos con sus vecinos convocantes de la protesta para que los nombren en el centro educativo, desaprobaron la manifestación que impidió sus hijos reciban clases.

Los consultados, en cambio, invitaron a sus moradores que exigen nombramiento en la escuela básica Benjamín González, del referido sector de Río Chil, a buscar el dialogo con las autoridades, en vez de la confrontación como vía para lograr solución a sus exigencias.

Comparte esta noticia en las redes sociales :
miércoles, 8 de noviembre de 2017