Por Benny Rodríguez 

Barahona.- La ruta hacia los centros educativos de Barahona se han convertido en “un real peligro” para los estudiantes y una de las principales preocupaciones para los padres.

Los delincuentes se han encargado de llevar el terror a las vías de acceso a los centros eduativos barahoneros, con los asaltos y asedio a quienes se trasladan cada día a buscar la enseñanza.

Mientras en el interior de las escuelas se vive con otro tipo de violencia entre los propios estudiantes, aunque está más controlada y sin llegar a la tragedia.

Peligro al ir y regresar

Aunque internamente se registran situaciones de algunos pleitos en las escuelas y universidades, este no es un mal muy acentuado, a decir de los profesores. 

El problema, principalmente, es cuando los alumnos van camino a las escuelas, así como cuando termina el día de clases y deben retornar a sus viviendas.

Se trata de una situación de mucha preocupación para profesores, directores, los padres de los alumnos y de los propios estudiantes, por eso exigen mayores niveles de vigilancia. 

Para esos fines proponen la creacion de “una ruta de vigilancia policial” hacia los centros educativos para impedir a los antisociales asaltar a los alumnos en ruta hacia los centros educativos, universidades y hacia sus casas.

La Policía Escolar tiene funciones muy concretas como es salvaguardar la integridad física de estudiantes, profesores y personal administrativo de los recintos educativos, pero no tiene capacidad ni personal para proteger la vida de los estudiantes en el trayecto hacia cada centro educativo.

Directores consultados por www.lalupadelsur.com afirmaron que internamente en los centros educativos del nivel medio y en las universidades, la seguridad funciona a plenitud, la preocupación es por los asaltos de que han sido víctimas muchos estudiantes, sobre todo, cuando termina la jornada escolar.

“Internamente no tenemos problemas de seguridad, sino conatos de pequeños pleitos entre jóvenes, y eso es controlado a tiempo sin llegar a conflictos mayores”, señaló la directora del liceo Federico Henríquez y Carvajal, Martha Díaz, lo cual es corroborado por Daysi Alejandrina Mesa Espinosa, directora del politécnico.

Los profesores de este centro consideran que la violencia y la delincuencia más preocupante es la que se manifiesta entre estudiantes que proceden de los barracones de Jabid, trayecto donde varios alumnos han sido despojados de sus teléfonos celulares, carteras, dinero y materiales educativos.

Además, jóvenes universitarios de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), Centro Barahona y de Ucateba, han sido asaltados, aunque aclaran que nunca ha sido a lo interno de ambas academias, sino en las afueras.

Luis Ernesto Espejo, encargado de seguridad del Centro UASD Barahona y Robert Montás, de Ucateba, dijeron que las autoridades académicas tienen en carpeta un proyecto de instalación de cámaras de vigilancia para así contribuir con la disminución de las acciones delictivas en el entorno de esas entidades educativas.

Debilidad

Atribuye el aumento de los actos delictivos a una débil vigilancia por parte de la Policía regular como la Escolar, aunque esta última entidad su misión es ofrecer resguardo a lo interno de los centros educativos.

Para evitar sigan ocurriendo más acciones delictivas contra jovenes y adolescentes estudiantes, plantean establecer patrullajes en los entornos escolares y universitarios para evitar sigan escolares, así como los universitarios siendo víctimas de los antisociales.

El coronel Edwin de Jesús Marrero Castillo, encargado de la Policía Escolar, para la región Enri quillo, dijo que desde su llegada, hace poco más de un mes, se ha preocupado en disponer de medidas tendentes a reforzar la seguridad escolar.

Los padres

Ramón Moreta, presidente de la Federación de Padres, Madres, Amigos y Tutores de la Escuela (Apmae), considera que lo urgente es que se aumente la vigilancia, sobre todo, cuando termina la docencia y cuando llegan los alumnos a sus casas para evitar que sus hijos e hijas sean víctimas de la delincuencia.

La directora del Liceo Dr. Federico Henríquez y Carvajal, Martha Díaz, además de preocupación por la falta de vigilancia en las rutas hacia los centros educativos, alerta sobre la necesidad de evitar pleitos internos en las escuelas, aunque esa situación es controlada por los orientadores.

La educadora indicó que el centro que dirige acoge a estudiantes de sectores conflictivos y generadores de violencia, pero confia que con una alianza estratégica se podrá enfrentar el problema.

Todos los entrevistados coinciden en señalar que la violencia es un reto “desafiante” para el sector educativo, el gobierno y las autoridades policiales y militares de la zona, pues pone a prueba la capacidad de todos para enfrentar la problemática. 

Comparte esta noticia en las redes sociales :
domingo, 5 de noviembre de 2017