POR ROBERTO DOMINICI

En Venezuela hay graves problemas económicos, descontento en amplios sectores sociales y económicos, y grandes dificultades en el gobierno para atender plenamente las demandas de la población en asuntos básicos. Es una situación muy compleja, que sólo se captaría objetivamente si uno se desprende de prejuicios de cualquier tipo a la hora de abordar este delicado tema.

Para empezar, es bueno preguntarse ¿Cuáles son los sectores socioeconómicos y políticos de Venezuela, de otros países latinoamericanos, y de los Estados Unidos que quieren que Maduro caiga? ¿Son los campesinos, los obreros, los profesionales de ideas progresista, los ciudadanos comunes, los millones de “hijos de machepa” de cualquier país que para el gran capital no son más que objetos, mano de obra barata que se usa y se desusa según necesidad.

¿Defiende la gran prensa escrita, radial y televisiva norteamericana, latinoamericana, y en especial la dominicana, al pueblo venezolano?  

En realidad, lo que está ocurriendo en Venezuela es que la gran burguesía está aprovechando al máximo la caída de los ingresos estatales por los bajos precios del petróleo. Al reducirse a veces hasta la mitad los ingresos estatales, la inversión social ha experimentado recortes.  La misma situación anterior ha dificultado la importación regular de alimentos y otros bienes de uso masivo, favorecido esto porque Venezuela es pobre en producción agropecuaria. 

El país no tiene grandes extensiones de tierras fértiles, como otros vecinos, que pudiera utilizar sin generar graves conflictos sociales o ambientales, sea esto por estar estos terrenos en posesión de varias etnias, o por su ubicación selvática. Por demás, la abundancia de petróleo ha favorecido que no se piense estratégicamente en la importancia de la producción agrícola, así sea con grandes innovaciones tecnológicas y cuantiosas inversiones estatales. Súmese a la riqueza petrolera grandes reservas de hierro, bauxita, manganeso, fosfatos, plata, oro, níquel, carbón, diamante, y hasta cortán, este último utilizado en la fabricación de aparatos de alta tecnología como los celulares. 

A pesar de las carencias de bienes básicos, y la reducción de algunos servicios, los que dirigen las marchas y movilizaciones en Venezuela no son los obreros ni los campesinos. 

Fíjense como visten los encapuchados que vemos por la televisión: con “tenis pesaos” (como dicen nuestros jóvenes), con máscaras antigases de calidad, con unos niveles de agresividad contra las fuerzas militares y del orden público nunca visto en las movilizaciones de campesinos, obreras y otros sectores en toda América Latina. 

Si analizamos la situación de Venezuela “con la sangre fría”, con la mayor objetividad posible, podemos concluir en que realmente la caída de los ingresos estales ha limitado las capacidades del gobierno para campear la crisis. Sin embargo, sería irresponsable negar la culpabilidad del equipo gobernante del chavismo en la no reorientación a tiempo del proceso, priorizando gastos e inversión, y apoyando decididamente la producción agrícola, con la modalidad que impongan las circunstancias, con los pies sobre la tierra, y no con el ideal como estandarte.

Ahora bien, no seamos ingenuos más de la cuenta, pues lo persigue la burguesía venezolana y el gran capital internacional no es solamente derrotar a Maduro y al proceso chavista. El real objetivo es frenar el actual proceso latinoamericano de surgimiento de gobiernos que cuestionan al gran capital y su interés de mantener, o hacer surgir,   gobiernos serviles que no favorecen el mejoramiento de las condiciones de vida de la población, sino el fortalecimiento de la hegemonía del gran capital nacional e internacional, y con ello el mantenimiento de la pobreza, la exclusión social, el servilismo, la corrupción y otros similares.  

De modo pues, que si cae Maduro, resbala Venezuela, y tropieza América Latina. Y es que se fortalecería el ala más conservadora de la burguesía latinoamericana actualmente dominante en países como Brasil, Argentina, México y otros. Y de otro lado, quedarían afectados proyectos burgueses de tendencia liberal como los de Ecuador y Chile, y en el cual, así sea sólo en política internacional, también está República Dominicana. 
   
Población10millones de habitantes
Tasa de Pobreza32.1
 
Población en Pobreza Extrema5.8%
Índice de Desarrollo Humano0.700

Los más importantes son el hierro, la bauxita, los fosfatos, la caliza, el manganeso, el níquel, el yeso, el oro, el diamante y el carbón. La minería está relativamente desarrollada y diversificada, aun cuando en términos de ganancias se concentra en el hierro y la bauxita.

sociales han reducido considerablemte caída de los precios del petróleo que drástica `astrica reducción de los  de cualquier tipo, de lo que amerita Si los únicos cristales a través de los cuales usted ve la realidad , a la tienen para ver Según el cristal que usted use para ver la realidad , pudiera pudiera ubicarse en Dependiendo del cristal de cómo sea que usted use para ver la realidad.

Creo que hubo corrupción en la gestión chavista, y que la hay actualmente, pues en los gobiernos populistas entra “to’ el mundo”, y se busca esa situación dificulta la planificaciy es bien sabido que una cosa es populismo y, otra, muy diferente, es un gobierno que involucre a la población en la planificación, ejecución y evaluación de los Planes, Programas y Proyectos de desarrollo. En el primero la forma se come el fondo, y el segunda el fondo determina la forma. 

Desde hace muchos años, más de los que usted pueda imaginarse, tengo bien definido como debe de ser un gobierno que procure el real mejoramiento de las condiciones de vida de la población en sentido general, el fortalecimiento institucional sostenido que garantice la continuidad del proceso de desarrollo iniciado, y el mejoramiento ambiental general progresivo, tangible e intangible, que le sirva de base.   

El estilo de gobierno chavista nunca fue de mi predilección, ya que le veía mucho populismo, aunque al mismo tiempo promovía la participación y organización popular. El otro elemento que no compartía, que no encaja en mis conceptos de Estado, de Revolución, de Participación, de Desarrollo Agropecuario, de Desarrollo Sostenible, es la gran cantidad de personas subsidiadas  en un país con aó la pues el estilo de gobierno de Chávez la forma como usted puede darse cuenta, no encaja en mi 

6 los ingresos fiscales no petroleros crecieron un 185,6% en términos nominales, de acuerdo con lo informado por el Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (SENIAT). No obstante, dados los niveles de inflación que registra la economía venezolana, se estima que la recaudación en términos reales cayó más del 50%. Respecto de los valores del primer semestre de 2016, en el primer semestre de 2017 la recaudación de ingresos fiscales no petroleros creció un 301%, el impuesto sobre la renta (ISLR), un 370%, y la recaudación vinculada al impuesto sobre el valor agregado (IVA), un 376%.

Comparte esta noticia en las redes sociales :
sábado, 7 de octubre de 2017