Por Tomás aquino Méndez

En la recta finalEl 2017 tomó la pendiente descendiente. Se va un año de altas y bajas.  De cosas negativas y positivas, como todos.

De sueños cumplidos y expectativas frustradas.  No es de sorprender que así sea, porque es el vaivén de la vida.  Personalmente he tenido un año EXTRAORDINARIO.  No me puedo quejar, por mí y por mi familia.   Pero no puede llegar al final del año sin que manifieste mi frustración, porque los hombres y mujeres del suroeste quedamos, una vez más, sin las bases fundamentales para el desarrollo de la zona.  Es cierto que lograr el avance de una región debe contar primero con la parte humana…y  esa, la tenemos. Pero faltan algunas cosas materiales para alcanzar el despegue rconómico de una zona.

Me refiero, fundamentalmente a la presa de Monte Grande y al lanzamiento formal del plan para el desarrollo del turismo en la región, especialmente en la Bahía de las Aguilas en Pedernales. Se quedaron en el aire todos los anuncios y la supuesta llegada “inmediata” de empresarios inversionistas nativos y extranjeros. Como informaran las autoridades.

Otro año que se va y los suroestanos seguimos sin entender el porqué de las trabas para hacer realidad EL METRO DEL SUR. Actos con muchas pompas, anuncios, discursos, picazos y promesas.  Al final, todo a la gaveta de algunos funcionarios y del presidente de la República. 

Son dos pasos claves para que la región deje de ser LA CENICIENTA y pase a ser un territorio floreciente. Turismo y Monte Grande. El último compromiso FORMAL lo hizo el presidente Danilo Medina en un acto celebrado en el mismo lugar donde será construida la mayor reserva de agua que tendrá Monte Grande.   Allí dijo  que antes de agosto del 2016, estaría inaugurando la obra. Estamos concluyendo el 2017 y seguimos esperando.  

Monte Grande no solo va a incorporar más de 400 mil tareas a la producción y evitar pérdidas de vidas por las riadas cada año.  Esa obra también garantizará agua potable, energía eléctrica, más empleos y, no menos importante, evitará que los cultivos sean afectados por el desbordamiento del Yaque del Sur, como sucede cada año. En el proyecto de presupuesto del 2018, me informaron, se consignaron MIL DOSCIENTOS MILLONES de pesos para Monte Grande, esperamos que así sea y que por fin, entre el 2018 y final del 2020, el Metro del Sur sea una realidad. 

Mientras, esperamos que en los últimos 60 días de este año se reduzcan la violencia, los asaltos, los feminicidios, los paros en los hospitales y lo desordenes en la UASD. Confiamos que se avance en la búsqueda de cero impunidad y haya entendimiento entre los políticos para bien de la nación. Y que las miradas de nuestras autoridades, se dirijan hacia nuestra región suroeste.

Comparte esta noticia en las redes sociales :
lunes, 30 de octubre de 2017