POR ODALIS RAMIREZ

Apropósito de  los constantes accidentes de tránsitos producidos en el país con la insensatez de motoristas que pululan en nuestras calles de una forma abusiva y criminal ,matando y lesionando    a personas que transitan por nuestras vías,  y que en los tribunales son tratados benignamente como un violador a la, Ley de movilidad, Transporte Terrestre,  Transito y Seguridad Vial de la República Dominicana , con penas y multas benignas y saliendo a las calles  de Dios con el mismo ímpetu criminal   que el anterior para seguir violando las leyes dominicanas.

Otro tipo de infractores que pululan por nuestras calle con armas legales e ilegales, haciendo disparos al aire, que muchas veces ocasionan heridas  otras veces la muerte a personas indefensas y que en los tribunales son tratados como infractores inofensivos, ya que su delito es tratado como realizado de una manera imprudente, aplicándole penas muy benigna, amparadas en el Art. 319 del Código Penal Dominicano, esa situación hay que buscarle urgentemente un bajadero legal, a ver si en el País se reducen a su mínima expresión la muerte por  accidente y por tiros al aire hecho voluntariamente, aplicándole a sus infractores penas más severas.

Para ese  actuar incorrecto  existe una figura jurídica, creada por la doctrina, El Dolo Eventual;  ya en países como Colombia ha tomado vigencia con sentencia de 18 años de cárcel por manejos temerarios y bajo los efectos del alcohol  y drogas alucinógenas.

El Código Penal Colombiano en su art. 22, define el Dolo Eventual como  La conducta es dolosa cuando el agente conoce los hechos constitutivos de la infracción penal y quiere su realización. También será dolosa la conducta cuando la realización de la infracción penal ha sido prevista como probable y su no producción se deja librada al azar.

Cuando un motorista se sube en un motor y delante de varias personas hace malabares y lo levanta ¿ no sabe ese motorista al riesgo que está sometiendo al transeúnte?; cuando un  chófer se embriaga, coge las calles y a una velocidad excesiva, pasa un semáforo en rojo  atropella a una persona, ¿esas acciones deben catalogarse como un accidente de tránsito pura  simple?. Creemos Que No.

La suprema corte de justicia  de Colombia el 25 de agosto del 2010 evacuó la sentencia No.32 964 , en la que un ciudadano piloto de profesión con 24 años de edad , fue condenado a    18  años de prisión (220 meses), ya que después de haber fumado mariguana e ingerido un cantidad considerable de alcohol, tomo el guía de su vehículo y a exceso de velocidad, sin obedecer la luz roja del semáforo que le obligaba detener la marcha, acelera imprudentemente y mirando otro vehículo al frente  y sin realizar maniobras algunas para esquivar el obstáculo que tenía ante sí de manera violenta, colisionando el  vehículo que se desplazaba  correctamente por la vía ocasionando la muerte inmediata de sus ocupantes.

 Dice Ruber Bernardina  Parrado y yenny Patricia Acevedo , en su Maestría Colombia 2013, que  El dolo eventual se presenta cuando el sujeto prevé que su conducta posiblemente puede derivarse un efecto dañino  y perjudicial   y esta presentación n u obsta  para que el sujeto modifique su actitud o desista de su comportamiento.

Esto significa que el sujeto más allá de representarse la posibilidad del resultado dañoso quiere irreversible mente llevar adelante su aptitud su, comportamiento, concretando su la posibilidad  de que el resultado anti jurídico efectivamente sea llevado a cabo..

Referida esa sentencia se puede equiparar    a los abusos  cometidos por los chóferes imprudentes y motoristas  desacerbados que aun sabiendo el daño que pueden causar, los primeros manejando sin control y a exceso de velocidad y lo segundo levantando motores y  haciendo zigzag  también a exceso de velocidad, sabiendo ellos (culpa consiente) que eso podría provocar lecciones o muertes a personas inocentes,  continúan su marcha  abusiva sin pensar mínimamente el daño que puede causar.

Esos casos por su naturaleza no pueden seguir tratándose como accidente de tránsito, si no que se debe  legislar creando un ley con la penalización de hasta 20 años de cárcel en la categoría de dolo eventual como lo ha establecido  la legislación colombiana y otras del Área.

Como es posible y ahora que viene Diciembre que es en donde principalmente se aprovechan esos desalmados, se coja una arma de fuego y sin ningún miramiento se ponga a hacer disparos imprudentes al aíre  o de una forma horizontal  hiriendo  o dando   muerte a una persona inocente  y la pena sea de uno o dos años de prisión. Entendemos nosotros que ese individuo que actúa con elemento de causa  y que sabe  de ante mano que un tiro ciego  o un motorista imprudente puede provocar daños severos, y la mayoría de las veces la muerte, se le impongan tan benigna. Debe legislarse urgentemente creando una ley, o por lo menos incluirla en el código penal de próxima culminación  la pena de 5 a 20 años de cárcel  al que cometiera un hecho en la categoría del dolo eventual.    

Comparte esta noticia en las redes sociales :
lunes, 9 de octubre de 2017