Por Benny Rodríguez

Barahona.- Un médico terapeuta familiar ve con mucha preocupación la violencia machista en la República Dominicana, que cada año incrementa el número de mujeres asesinadas a por sus parejas o exparejas, dejando huérfanos a decenas niños y niñas.

El doctor Octavio Féliz Vidal, señaló que el asesinato de una madre y su hija, así como las heridas sufridas por un niño, a manos de un suboficial de la Armada, ocurrido Yamasá, afirmó que responde a una cultura de violencia en la sociedad que debe ser desarraigada desde la familia.

Pero, Féliz Vidal, profesor de la UASD Centro Barahona, está consciente de una cosa: para que atentar contra las personas que amas es una muestra de que existe una probable pérdida de la capacidad de amar.

Ve con preocupación que los hechos de violencia machista sean, a su juicio, de alguna manera promovidos por los medios de comunicación y redes sociales, mensajes que, dijo, llegan a los niños y niñas.

“Cuando un niño o niña recibe ese flujo de información negativa y cuando es adulto o adulta, encuentra como una posible salida a sus problema el feminicidios o el suicidio presente cuando se producen estos hechos de violencia”, observó 

Señaló que aunque no se contabiliza el dato, las estadísticas indican que la mitad de los que atentan contra la vida de sus parejas o exparejas, entre un 30% y un 35%, se suicida, “es decir, estamos frente a una cultura violenta muy fuerte”.

Qué se requiere   

Féliz Vidal, encargado de Extensión de la UASD Centro Barahona, indicó que una forma de contribuir a la disminución de esta problemática es si cada institución asume su rol.

Señaló que cada actor debe trabajar por la educación de la ciudadanía, de tal manera, que se puedan empoderar, tanto el hombre como la mujer sobre la necesidad de vivir una vida de pareja en paz.

Afirmó que la justicia tiene un rol fundamental que jugar, el cual no lo está jugando bien porque, observando que cuando tiene en sus manos un caso de violencia contra una mujer, da un tratamiento no adecuado, permitiendo muchas veces que el agresor vuelva a la casa y “la misma justicia se presta a hacer conciliaciones”. 

“Necesitamos haya una respuesta de quienes toman decisiones en la justicia, sino, también, acciones desde lo educativo, la escuela, trabajando con los chicos y las chicas para hacerles entender que debe respetarse la figura de la mujer”, señaló.

Propuso a los medios de comunicación no solo servir para la promoción o contar los casos de violencia de género cuando ocurren, sino dar espacios en los mismos para educar a la población sobre la necesidad de vivir sin violencia.

Consideró que lo que se hace es “atacar violencia con violencia”, no una respuesta integral al problema, sugiriendo el ejercicio del amor como respuesta social “porque es lo que va a permitir que la sociedad sobreviva a este fenómeno”.

Comparte esta noticia en las redes sociales :
martes, 31 de octubre de 2017