Por Benny Rodríguez
 
Barahona.- A juzgar por los datos proporcionados por la Defensa Civil y el Comité de Prevención, Mitigación y Respuesta (CPMR), la provincia de Barahona es literalmente vulnerable en su totalidad.
 
Esa situación requiere una política que implique una labor permanente de orientación y de educación por parte de las autoridades a los fines de elevar el nivel de conciencia de la población expuesta a la furia de la naturaleza cada temporada ciclónica.
 
Los datos obtenidos por www.lalupadelsur ante la situación de alto riesgo en que se encuentran los municipios de la provincia un elemento positivo de las autoridades y de los organismos de protección civil es que tienen ya identificados los refugios, que evitará adivinar en caso de evacuar ciudadanos de sus casas por causa de un huracán como el de ahora María u otros fenómenos de la naturaleza.
 
A la luz de los datos implica que la orientación y la educación que se debe ofrecer a la población (vulnerable o no) debe ser el resultado de una política estatal que incluye no solo al gobierno nacional, sino a los gobiernos locales y distritales, a los fines de elevar el nivel de conciencia de la ciudadanía que debe empoderarse completamente sobre esta problemática. 
 
La provincia Barahona cuenta con los refugios suficientes e identificados, con una capacidad global de 7,245, distribuidos en 32 refugios que tiene Santa Cruz de Barahona, para 4,760 personas, Palo Alto 6; para 399, El Peñón 3; para 168 y Fundación 4; con capacidad para 505 refugiados.
 
Asimismo, el Distrito Municipal Pescadería cuenta con 3 refugios; con capacidad para albergar a 180 personas, Cabral cuenta 32, para 875; Las Salinas, tiene 6; para 327, en el costeño municipio de Paraíso hay 28, con capacidad para refugiar a 1,110 y 10 en La Ciénaga, para 500.
 
El municipio de Polo tiene locales 10 locales identificados que sirven de refugio en caso de necesidad, con una capacidad para albergar a 891 personas, Enriquillo cuenta con 35 y capacidad para 1,565; mientras que en Vicente Noble hay 23 y capacidad de 3,611 personas. 
 
Zona vulnerable de la provincia
 
La provincia de Barahona es prácticamente vulnerable conforme a la evaluación de los organismos locales de protección civil y que la ciudadanía de estas demarcaciones viven con el “corazón en la boca” cada vez que hay situaciones atmosféricas. 
 
Una situación que preocupa y que afloró cuando se tomaban las previsiones en conjunto en el pasado huracán Irma, es que los alcaldes, así como los Directores de Distritos no tienen la capacidad para hacer frente a esta situación dada la limitación de su presupuesto.
 
Casi toda la cuenca baja del río Yaque del Sur es vulnerable, entre las que figuran: Las Minas, Quita Coraza, Fondo Negro, Canoa, Bombita, Jaquimeyes, Palo Alto, El Peñón, Fundación, Pescadería, Hato viejo, La Hoya, Habanero, Los Callejones, Come Callao, los bateyes Algodón y Altagracia.
 
Además, los municipios pertenecientes a la cuenca que son vulnerables figuran: Cabral, en la parte baja, Polo, con sus secciones y parajes, Las Salinas, Los Saladillos, La Lista, Cabral y La parte baja de El Cachón.
 
En tanto que en la zona costeña las comunidades vulnerables cuando se producen fenómenos naturales son: Juan Esteban, La Ciénaga, El Arroyo, Paraíso, Bahoruco y Enriquillo. 
 
En tanto que en el municipio Santa Cruz de Barahona, común cabecera de la provincia del mismo nombre son sitios especiales cada vez que llueve, hay una tormenta, un huracán o un ciclón: las cañadas de Papoy, Chijito y Agüita.
 
Además el sector Los Guandules, del barrio Palmarito, en la parte arriba del liceo en Artes de Barahona, Maestro Ramón Oviedo, parte baja de la calle Beler, mientras no fueron incluidos en este informe del CPMR provincial el Distrito Municipal de Villa central.

Comparte esta noticia en las redes sociales :
viernes, 22 de septiembre de 2017