Barahona.- Dos niños fueron que comieron un salami encontrado en la calle de la comunidad de Uvilla fueron ingresados en el Hospital Regional Universitario Jaime Mota, luego de presentar singnos de envenenamiento al ingerir el salchichón.

Se trata de los hermanitos identificados como el niño Saúl y la niña Rashel Sánchez Rossó, ambos de cinco años de edad, hijos de Pedro Rossó González, un capitán retirado de la Policía Nacional.

Fueron llevados por el profesor Gaspar Rossó González, tíos de los niños al Hospital Municipal Julia Santana, del municipio de Tamayo, desde donde fueron referidos a la emergencia del Regional Universitario Jaime Mota donde están ingresados.

Conforme a informaciones obtenidas un señor de la comunidad de Uvilla arroja salami envenenado a los perros para envenenarlos, una práctica que pone en riesgo la vida de la personas y que debe ser enfrentada por las autoridades. 

Una familiar cercana a los pequeños envenenados, que no se identificó, dijo a LALUPADELSUR que los médicos de la emergencia del Hospital Regional Universitario Jaime Mota le habría comunicado que si duran un momento más el niño Saúl Rossó Sánchez pudo haber muerto.

Se recuerda que recientemente fue envenenada por desconocidos la unidad canina de la Defensa Civil en la ciudad de Barahona, sin que hasta el momento haya algún sospechoso detenido por el hecho. 

Comparte esta noticia en las redes sociales :
sábado, 9 de septiembre de 2017