Por Benny Rodríguez

Barahona.- A partir de este mediodía pacientes, cuyo estado de salud no es complicado recibieron el alta médica con el fin de tener contar con un mayor número de camas en caso de que la región fuere impactada por el huracán Irma.

Sin embargo, el director del Hospital Regional Universitario Jaime Mota, doctor Cornelio Rodríguez Ramírez, dijo que se hará una evaluación previa de los pacientes residentes en comunidades vulnerables y en donde sus vidas corran algún peligro, prefiriendo dejarlos ingresados en el centro.

El centro tiene 130 camas disponibles, más 15 adicionales que se usarán en caso de necesidad, para una población de más de 400 mil habitantes que tienen en conjunto las provincias Pedernales, Barahona, Bahoruco e Independencia.

Las medidas fueron adoptadas en una reunión esta mañana junto al subdirector, doctor Akhtar Ali, la administradora Eridania Abreu, mantenimiento Osiris Arias, laboratorio, Iris Mancebo, Recursos Humanos, Ingrid Montilla, planificación Mary Janet Díaz, suministro, Aristómedes Matos, encargada de suministro de laboratorio Billedenny Matos y de Enfermería Petronila Sterling.

Fueron suspendidas, además, las cirugías programadas para el jueves y los próximos días, entre otras medidas tipo administrativas que buscan dar una respuesta rápida y oportuna a la población en caso de necesidad.

Rodríguez Ramírez, dijo que la medida forma parte de las acciones de contingencia adoptada conforme al plan hospitalario de emergencia y desastres.

Señaló que debido a que el centro de salud es sometido a un proceso de reconstrucción y se intervienen las áreas de internamiento de hombres y mujeres, a partir de mañana al medio día serían movilizados a los pasillos para evitar alguna situación.

“Cabe destacar que iniciamos limpieza de techos, compramos insumos adicionales para enfrentar un posible aumento de pacientes, adquirimos oxigeno adicionalmente en un 30%, hilos de sutura, soluciones, bajantes de soluciones, gazas y otros”, dijo. 

Además, el personal de enfermería está reorganizando los servicios a los fines de disponer de mayor cantidad de personal para hacer frente a cualquier eventualidad como consecuencia del paso del fenómeno atmosférico.

Otra medida básica adoptada fue el abastecimiento de combustible para las plantas eléctricas de emergencia en caso de ser afectado el servicio seguir trabajando por al menos las siguientes 72 horas y continuar laborando hasta que Edesur pueda restablecerlo.

La Empresa Distribuidora de Electricidad del Sur, anunció recientemente que adoptó su plan de contingencia, asumiendo el compromiso de dar respuesta oportuna restableciendo el fluido eléctrico, principalmente a centros hospitalarios, estamentos de seguridad nacional y otros organismos claves del Estado. 

Comparte esta noticia en las redes sociales :
miércoles, 6 de septiembre de 2017