POR PRAEDE OLIVERO FÉLIZ
ARTICULO ENVIADO A ECOS DEL SUR

El miércoles 9 de agosto la Primera Cámara Civil y Comercial del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de Barahona conocía tres audiencias contra Nacho, dos amparos para que devuelva dos passolas vendidas y saldadas, y un motor vendido y saldado, que Nacho le ha quitado a sus dueños de manera abusiva, en uno de los casos con el apoyo de la Fiscalía, que también abusa. 

El ambiente en la sala de audiencias era tenso y en el Palacio de Justicia era peor, ya que Nacho llevó una banda de hombres armados, con armas largas y cortas.

Una parte de los hombres armados entregaron sus armas a la seguridad, tres evadieron la seguridad y entraron armados y al que portaba la escopeta y otros la seguridad los sacó del Palacio de Justicia. 

La situación era tan grave que los abogados y el público decían que sí Nacho está loco. La Dra. Nancy se asustó, creyendo que eran unos adversarios de Paraíso (eso me dijo) y el Lic. Domingo, que estaba en la fotocopiadora de la esquina al igual que Nancy criticó eso que vio en el tribunal. 

Peralta, un oficial correcto, encargado de la seguridad, se trasladó a la sala de audiencia y en su presencia denuncié la situación a la Magistrada, pues hasta ella corría peligro. El admitió la situación y dijo que sacó a los que no quisieron entregar las armas. Por su parte Nacho salió del salón de audiencia como el diablo al pasillo, se agarró los cojones y en tono amenazante dijo: "Praede dio con mis cojones". El resto que lo imagine el lector.

Comparte esta noticia en las redes sociales :
viernes, 11 de agosto de 2017