Por Praede Olivero Feliz

Una vez El Men impartió una charla en mi liceo Federico Henriquez y Carvajal de Barahona, aunque teníamos diferencias en el momento, me cautivó su mito,su paternidad revolucionaria y jamás nos distanciamos.

Jorgito su hijo, como el Jorgito de Iván, fue cordón umbilical, como lo fue el combatiente de abril Niño Guzman.

Siempre preguntaba por mi y yo por él,  lo recibió en Barahona, lo atendía y lo despedía y a veces me aparecia en su casa.

El men es de una especie irrepetible, de la que forman parte Iván, Chaljub, Narciso y otros tantos grandes de la izquierda buena, heroica, del país, de América y del mundo.

Sus aportes a la lucha democrática del país,  de América y del mundo, son ejemplo a seguir, como es la solidaridad nacional e internacional, expresada a favor de las mejores causas.

Su ejemplo nos ha guiado y nos guiará por siempre, así se lo dije cuando le entregue el premio Enriquillo de Oro, al considerarse como un gran barahonero, un gran dominicano.

Men, puede irte en paz, misión cumplida en la tierra, pasaste con las mejores notas en esa escuela especial que es el MPD y como maestro te seguiremos, hasta lograr las metas que no pudiste alcanzar. Descansa en paz.

Comparte esta noticia en las redes sociales :
martes, 1 de agosto de 2017