Villa Central.- El obispo de la Diócesis de Barahona, Andrés Napoleón Romero Cárdenas, afirmó que a República Dominicana le asiste el derecho de repatriar de su territorio a todo extranjero que se encuentre de manera ilegal o irregular.

Sin embargo, dijo que esas detenciones y posterior repatriación de los extranjeros en condiciones de ilegalidad en el territorio nacional, deben hacerse apegado a la ley y al respeto de los derechos humanos.

Consideró que se trata de una situación normal de los países de no permitir a personas que no tengan documentos que les permita un status legal conforme a las leyes de esos países.

Romero Cárdenas, llamó a las autoridades dominicanas a definir una política migratoria que le permita aplicarla, pero que no sea el fruto de una coyuntura dada cada cierto período de tiempo.

Comparte esta noticia en las redes sociales :
viernes, 14 de julio de 2017