TAMAYO:  El auditor y analista financiero, Valentín Pérez  abogó  porque el país tome las medidas de lugar en temas migratorios, ante el incremento de la supresión de visas con varios países centro americanos, como es el más reciente de Honduras.

Pérez, dijo que la integración económica entre países hermanos casi siempre resulta beneficiosa , pero que esto arrastra consigo un sinfín de secuelas que a simple vista no se ven y son las que a la larga causan daños y malestares al país, tales como el aumento del flagelo del narcotráfico, la transculturación, aumento de la prostitución y por ende la propagación de enfermedades, así como la proliferación de la delincuencia y el vandalismo  de individuos que nos llevan años luz  en el entramado y organización del crimen organizado, y eso es peligroso.

El analista manifestó, que después de la crisis política suscitada en Honduras que dejó como resultado la destitución del presidente Zelaya, ese país se convirtió en uno de los  más violentos del mundo, compitiendo con Somalia, Sudan y Yemen  en el ranking de los países más inseguros y vandálicos, según estudios del “Global Peace Index.

“Bastante compleja  anda  la situación en este país, con el tema haitiano y la irresponsabilidad del gobierno y de los empresarios en no afrontar  este problema que nadie sabe cual será su desenlace final, para  ahora estar arrastrándonos problemas con la firma de acuerdo con países que desde el  punto de vista turístico  y económico no nos aportan mucho. La delincuencia organizada en Honduras es algo incontrolable, y eso se debe evaluar, para que luego el país no lo lamente, expresó Valentín”

En 2016, la ONU realizó un estudio sobre delincuencia e inseguridad en Honduras, y recomendó a ese país Centro Americano crear cárceles de máxima seguridad, y solicitar el apoyo de los demás países del área, básicamente a Costa Rica y Panamá, que en las últimas décadas han experimentado altos niveles de seguridad, reduciendo la  delincuencia y actos violentos, así como a organismo internacionales, y  defensores de los derechos humanos, porque sinceramente la situación es alarmante.

“No queremos Mara Salvatrucha en las calles de santo domingo, y otras provincias de la geografía nacional, en este país  se les quiere poner asunto a los problemas cuando tocan fondo, como es el caso de Haití, que llevamos décadas con esta situación y hoy queremos simular volvernos locos  y estar preocupados con el tema.”

Comparte esta noticia en las redes sociales :
sábado, 29 de julio de 2017