Por Johnny Arrendel

Lo que se venía verificando como algo circunstancial, ahora se confirma como constante: a Marcha Verde se le acaba la gasolina!!

Al parecer, los malos manejos en la conducción del grupo, hacen que se les escape la representación del sentimiento anticorrupción y contra la impunidad que prevalecen en la ciudadanía.

Aunque Marcha Verde ciertamente canaliza la actitud de la gente, nunca pudo ascender a la calidad de entidad verdaderamente articulada.

Tal debilidad se expresa en la virtual dificultad para abordar el tema haitiano, una de las preocupaciones que más gravitan entre los dominicanos.

A pesar del empuje de uno de sus grupos de mayor peso, el de los Vinchos, Marcha Verde se niega a levantar la Bandera Dominicana por la oposición acérrima de su sector prohaitiano.

Tampoco pudieron establecer una táctica bien dirigida frente al inicio de acciones judiciales contra la corrupción.

Entonces vienen los empresarios oportunistas, y revelan que financiaban al movimiento y ya no lo harán.

Claro que esto vino después de la movida imbecil de pedir la renuncia del presidente para que entre el caos a la nación.

Sin embargo, que nadie se llame a engaño, en Dominicana existe un sentimiento nacional contra la corrupción, que puede tomar via de nuevo en cualquier momento.

Comparte esta noticia en las redes sociales :
lunes, 17 de julio de 2017