POR PRAEDE OLIVERO FELIZ
Ayer viernes fue apresada otra vez Amanda Isabel Jiménez, amaneció presa en el cuartelito de Villa Estela, en una acción inhumana contra una mujer parturienta y contra un niño que amamanta y todo por la Fiscalía ponerse al servicio ilegal de un empresario llamado Nacho.

Esa acción de la Fiscalía de Barahona, junto a dos abortos que ha provocado con malos tratos a dos mujeres apresadas, hablan de la falsedad de la campaña desarrollada en defensa de los derechos de la mujer y contra la violencia que se ejerce contra ella.

Es ilegal, arbitrario, abusivo, el apresamiento de una mujer en las condiciones señaladas, a la que casi la hicieron abortar cuando la apresaron la primera vez de manera arbitraria y la retuvieron, aun cuando la magistrada Yocasta la había puesto en libertad.

A una mujer que da el seno a un niño la ley prohíbe que le apliquen prisión como medida de coerción, a esta mujer que la Fiscalía le ha presentado acusación, junto a ocho personas más, no pueden seguir allanándola y apresándola ilegalmente, como ahora, solo para complacer a un empresario que se inventa un robo para hacer daño, ya que no podrá probarlo.

Lo peor del caso es la forma fraudulenta e ilegal como actúa la Fiscalía al apresar a la señora Amanda en la Fiscalía, lo que nos llevó a quejarnos ante el Magistrado D'Oleo, Procurador de la Corte, el que llamo a Corintio sobre el caso, respondiendo que él no tenía que ver con el apresamiento y que la soltaría hoy, lo que nos llevó a procurar la orden de arresto que no había visto la imputada, a la que no le informaron la causa del apresamiento, en violación a la ley. 

Un coronel apegado a la ley llamo la patrulla que apreso a Amanda y nos mostró la orden de arresto, supuestamente a solicitud de la Magistrada Yocasta, por lo que los padres la visitaron y esta les dijo que ella no tenía que ver con eso.

Aprecien bien amados lectores la irresponsabilidad, el abuso de la Fiscalía, y luego Corintio, el genio del mal, el Sancho Pansa, y Ariel, su jefe y quijote, no quieren que los critiquen, que los denuncien, por abusadores y violadores de los derechos humanos. 

Los ciudadanos abusados, toda la ciudadanía, quisiera que el Procurador de la Corte de Apelación y el Procurador General de la Republica, pongan remedio a este mal, ya que se observa mucha tolerancia frente a esos abusadores y una forma de arrancar es poniendo en libertad a esta mujer que no ha violado la ley y que, por el contrario, la Fiscalía le sigue violando sus derechos.

Comparte esta noticia en las redes sociales :
sábado, 15 de julio de 2017