Por Benny Rodríguez

Barahona.- El senador Eddy Mateo Vásquez, afirmó de manera categórica, convincente y firme que “nadie” detiene el desarrollo de la Región Enriquillo, cuestionando que sean los propios actores locales quienes hagan el juego a interesados en frenar el avance del Suroeste.

“La provincias que conforman la Región Enriquillo: Pedernales, Barahona, Bahoruco e Independencia, están montadas en un mono riel aceitado y nadie detiene la locomotora del desarrollo del Suroeste", dijo Mateo Vásquez mientras levantaba las manos en señal de firmeza.

 Cuestionó, que se haya formado una “telaraña” en torno al proyecto complejo hotelero “Perla Sur” que generará casi 2 mil nuevos puestos de trabajo, reactivará y dinamizará la economía local, “sobre todo, ese proyecto viene a crear las condiciones necesarias para el despegue definitivo de la industria sin chimenea”.  

Consideró que la comunidad, actores locales, expertos y todo el que tenga que aportar una idea positiva acompañe a los inversionistas, que son de la región y han decidido invertir en su zona.

¿Qué es lo que siempre cuestionábamos? que las personas que tienen dinero que son de las cuatro provincias que conforman la región enriquillo no hacen ningún tipo de inversión que contribuya a mejorar las condiciones de vida y de bienestar de sus habitantes.
 
“Ahora la tenemos, nuestros empresarios quieren hacer inversiones en su lar nativo y queremos ahuyentarlos, eso no puede ser, pongámonos de acuerdo, pero no evitemos las inversiones”, dijo.

Señaló que cuando al aeropuerto María Montéz lleguen los turistas hay que llevarlos a un hotel que está a 10 o 15 minutos de la terminal aérea “eso evidentemente generará oportunidades de negocio y dinamizará la economía local”.

Invitó a los inversionistas a provocar un encuentro con las comunidades que son beneficiarias directas del proyecto: La Ciénaga y Bahoruco, a los miembros de instituciones ambientales y otros actores para explicarle los alcances e impacto del proyecto.
 
Consideró que el levantamiento de una pared no puede, no debe y no debe frenar un gran proyecto, por lo que entiende que debe bajarse la altura para no tapar la vista al mar “que se acuerden esas cosas”.
    
Sin embargo, consideró que la obra sí debe cumplir con las normas ambientales, la Ley 64-00 y decretos que establecen las normas ambientales en la República Dominicana.

Comparte esta noticia en las redes sociales :
lunes, 3 de julio de 2017