Por David Ramírez (David Barahonero).

Como barahonero siempre rechacé la propuesta de cambiarle el nombre al Batey Central y más aún, elevar ese territorio a Distrito Municipal. Este último proyecto fue algo absurdo, motivado solo por las apetencias personales y grupales de los partidos políticos, encabezados por sus líderes locales (en su mayoría corruptos), interesados solo en crear nichos para extender y/o mantener su clientelismo político.

El tiempo nos ha dado la razón. Desde el punto de vista político-administrativo, aquello de elevar a Distrito Municipal esa zona territorial no ha resuelto los viejos problemas de ineficiencia sociales y económicos.

Como Distrito Municipal, Villa Central sigue sumida en el atraso desde la privatización del ingenio azucarero. Su separación del municipio cabecera de Barahona no ha mejorado los servicios públicos, no traído nueva fuentes de trabajo. mejoramiento y bacheo de sus calles, agua potable o creando centros de salud, etc.

Otro de los absurdos fue cambiarle su nombre histórico. Como Batey Central guardaba un legado y mucha historia para sus habitantes. Bautizarle oficialmente “Villa Central” fue negar su historia, como una zona llena de hombres laboriosos y de honestas costumbres. Villa Central es un nombre al que ni siquiera la mayoría de los bateyeros se identifica.

Ahora bien, lo único que han logrado los políticos con separar ese territorio del municipio de Barahona, fue crear más carga económica para el Estado y para la población, Más burocracia y/o parasitismo político.

Ahora resulta que nuestro gobernador, el ingeniero Pedro Peña Rubio, solicita públicamente que ese Distrito Municipal llamado Villa Central, sea elevado a municipio. Eso significa crear más estructuras burocráticas, que es lo mismo que decir más empleos o botellas para los compañeritos de los partidos políticos.

Por eso cada día se hace necesario que el Congreso apruebe el proyecto de Ley de Ordenamiento Territorial Político Administrativo. La atomización de nuestra provincia nos debilita institucionalmente. Dicho proyecto engavetado en el congreso establecería que requisitos debe tener un territorio para ser elevado a Distrito o municipio.

Nuestro país no puede seguir marchando por ese rumbo de fraccionamiento territorial,solo para satisfacer los caprichos costosos de los políticos.

Elevar a Villa Central a municipio no traerá mayor bienestar para sus habitantes, el que crea lo contrario está muy equivocado.

Comparte esta noticia en las redes sociales :
lunes, 5 de junio de 2017