POR RAFAEL MENDEZ

“Quien con fe sabe esperar, ve al fin la suerte llegar”
A mí me llegó…Y les cuento. 

En un acto reciente, celebrado en Neiba, ¡por fin! me llamaron.

Junto “a los demás legisladores a unirse a las tareas que permitan la identificación de esas familias que ameritan” que se les cambie los pisos de tierra por piso de cemento…


Y se nos encomienda un paquete. 

También debemos identificar a las familias “que califiquen”, para entregarles “estufas y cilindros de gas (GLP)”.

“Para algo debe servir”, pensaría un chusco de los presentes.

A “que dichos levantamientos sean transparentes, y sean beneficiados aquellos que realmente ameriten de la intervención”...oooh!

“Para algo debe servir”, pensaría un chusco de los presentes.

“Más vale tarde que nunca”, debió haber gritado alguien.

Les pongo en contexto, tal como lo publicó un medio local.

“El Gobernador… y el Senador… sostuvieron un encuentro donde participaron dirigentes de diferentes municipios de la provincia, en donde acordaron realizar un levantamiento para identificar 300 viviendas, a las que se les cambiará los pisos de tierra por Cemento”.

“El programa será ejecutado con la coordinación de la Gobernación y la Oficina de Gestión senatorial (sic)…a través del Instituto Nacional de la Vivienda.

Y ahí es cuando el diputado Rafael Méndez aparece…

Pero no como el Chapulín.

Porque a mi es que se me está defendiendo.

Y me llaman junto “a los demás legisladores”(sic).

A unirme a esa altruista tarea. 

No vaya a ser cosa.

“Para que dichos levantamientos sean transparentes y sean beneficiados aquellos que realmente ameriten de la intervención” (sic). 

Más nobles no podían ser.

Y como nobleza obliga…

“Es de bien nacidos el ser agradecido”, aconseja el refranero español.

Comparte esta noticia en las redes sociales :
jueves, 22 de junio de 2017