Por Humberto Salazar

El cuento de la carrera de sapos (a palabras necias oidos sordos)

El inmortal poeta y escritor uruguayo Mario Benedetti escribió unos versos que hizo famosos el genial Joan Manuel Serrat, donde declara, advierte o reclama que existen personas, vida, ciudades y campos mas allá de la línea que divide el globo terráqueo entre norte y sur.

Por esas casualidades de la vida, a pesar de que si seguimos el nacimiento de los primeros seres homínidos estos iniciaron su vida y migración desde la parte mas al sur del continente africano, geográficamente ubicada donde hoy se encuentra la República de Sudáfrica, 10,000 años después los países mas desarrollados y ricos se encuentran al norte.

En la República Dominicana, lo que llamamos ¨sur¨ es mas bien el suroeste en unos casos y la costa sur de nuestra isla en otros, en ambos casos el desarrollo de las comunidades mas alejadas de los centros económicos principales de nuestro país, que son Santo Domingo, Santiago y el área de Bávaro, Punta Cana, es una muestra de la desigualdad de nuestro desarrollo.

Las provincias de Pedernales, Elías Piña, Bahoruco e Independencia, muy especialmente, aunque podríamos agregarle áreas muy pobres de Barahona, presentan índices de pobreza y marginalidad increíblemente desiguales en relación a la explosión económica que se ha producido en otras áreas de la República Dominicana.

En el día de ayer precisamente, el Ministerio de Economía dio a conocer un informe de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) donde se ubica la tasa de pobreza del país en un 23.4%, una disminución del 11.8% desde el 2012 hasta el 2016, lo que demuestra que el gobierno ha redistribuido en forma eficiente la riqueza que producimos entre todos medida en términos de un aumento significativo del Producto Interno Bruto en los últimos años.

Ahora, aunque no hemos revisado el detalle del informe, es mas que probable que la disminución de la pobreza se haya localizado en los grandes centros productivos de bienes y servicios que constituyen el motor de nuestro desarrollo: lugares donde existen centros de manufactura, construcciones e inversiones en turismo y en el aumento que hemos tenido en nuestra producción agrícola-.

Y esto significa que el lejano sur, sigue siendo un ancla para que la República Dominicana despegue definitivamente hacia las sendas de un desarrollo sostenible significativo, porque conserva el estigma de tener en su seno las regiones, con pocas excepciones, mas pobres en términos comparativos de todo el país.

Una de las industrias que sostiene nuestro crecimiento, la cual tiene metas objetivas y medibles en términos de tiempo, es el turismo, y es por esto que del desarrollo de esta industria, la segunda mas grande del mundo en términos de transferencia económica (la primera es la industria farmacéutica), deber ser uno de los ejes sobre los cuales se desarrolle nuestro sur.

El esfuerzo personal que esta poniendo el Presidente Danilo Medina en este tema es significativo, en muy poco tiempo ha visitado con inversionistas privados, es decir, dandole su sello personal y particularizando la visita para otorgarle la autoridad presidencial, el área circundante a Bahía de la Aguilas, que en términos de expectativas se ha constituido como la esperanza de esta parte del país.

En el día de ayer, el Presidente Medina visitó junto a inversionistas turísticos de Canada, uno de los países cuyo turismo masivo fue responsable en una época del desarrollo del polo turístico de Puerto Plata, las playas de la lejana provincia de Pedernales, con el fin de mostrar las maravillas naturales que tenemos como isla del caribe, y plantear las facilidades que podría dar el gobierno para los que quieran invertir en todo lo que significa turismo en esta parte del país.

Solo hay que pensar lo que podría ser Pedernales en pocos años, un centro de acopio de personas que buscan sol, playas, naturaleza virgen y tranquilidad, rodeado de un área productiva de todo tipo de servicios agregados que incluyen producción de alimentos en las zonas aledañas, empleos productivos para sus habitantes en los hoteles, restaurantes, construcciones y todos los etcéteras que se asumen como parte del impacto de miles de personas que llegan a gastar su dinero en una zona específica en corto tiempo.

¿Será este el lugar donde llegará el turista 10 número diez millones que es la meta del país en muy corto tiempo?

Eso dependerá de la presteza y seriedad con que tomemos este tema tantas veces postergado, pareciera que ahora si estamos a las puertas del desarrollo turístico del sur, la presencia del Presidente Danilo Medina en Pedernales abre nuevas esperanzas para esta zona, la mas pobre de la República Dominicana, dar seguimiento y pensar que por fin pareciera que un mandatario dominicano se acordó de los versos de Benedetti: ¨El Sur También Existe¨.

Comparte esta noticia en las redes sociales :
martes, 27 de junio de 2017