Por Benny Rodríguez

Villa Central, Barahona.- El joven gimnasta dominicano Audrys Nín Reyes cada día gana fama y pone en lo más alto del tope la enseña tricolor en el extranjero. En su última actuación se lució en la Copa Mundo, que tuvo lugar en Croacia, donde conquistó la medalla de oro en la modalidad de salto con una nota de 14,484 puntos.

Detrás del trascendente triunfo se encuentra la historia de una familia que vive en condiciones de pobreza.

Su madre Crucita Reyes ha tenido que dejar la casa construida por su esposo Freddy Nin, ubicada en el sector “Jarro Sucio” de esta comunidad, debido a que cada vez que llueve se inunda por completo, por lo que ha tenido que salir y vivir alquilada en otro lugar.

Ninguno de los dos esconde las condiciones de miseria en la que ellos viven, pero tienen la fe de que su situación cambiará de manera radical en la medida en que su hijo sigue descollando en el deporte.

Una casa

La mayor aspiración de esta humilde familia, que hace 14 años vino de Batey 7, en la zona cañera del ingenio Barahona, en busca de mejor suerte para ellos y sus hijos, es que el gobierno, a través del Ministerio de Deportes, le pueda conseguir una vivienda para vivir con dignidad.

La familia narró que debido a las condiciones de la vivienda, que se inunda cada vez que llueve, optó por salir de ella y alquilar en otro lugar del mismo sector, pero que la vivienda ya le ha sido “pedida” por los dueños.

En la “casa” propia permanece otro hijo, Luis Amaurin Nín Reyes, que tiene un pequeño colmado para conseguir el sustento de su familia y ayudar con algo a sus padres.

Audrys les prometió llegar lejos y cambiarles sus rostros de miseria por otros de esperanza. En su afán por alcanzar el éxito hizo hasta música urbana “porque tenía que romper corozos” para ayuda a sus padres y hermanos a salir de la pobreza.

Disciplina

Su amigo de infancia y también deportista, el estudiante de término de periodismo Joel Herasme Melo, dijo que Audrys ha podido llegar y ocupar primeros planos a nivel mundial gracias a su nivel de compromiso, disciplina y la responsabilidad con la que ha asumido esta disciplina deportiva.

Herasme Melo, quien dirige la academia deportiva que lleva sus dos apellidos, dijo que Nín Reyes tiene un futuro garantizado en la gimnasia y vaticinó que seguirá alcanzado logros, conquistando medallas y, sobre todo, poniendo bien en la cima el nombre de la República Dominicana.

Consideró que el Estado debe asumir la responsabilidad de ayudar a la familia para que pueda estar en mejores condiciones.

Un nudo en la garganta

En doña Crucita, su marido Freddy, los hermanos del campeón: Luis Amaurin y Maibelín Nín Reyes, se les formó un nudo en la garganta cuando se le su opinión sobre como se sentían tras el trascendente triunfo logrado por Audrys en la Copa del Mundo.

Casi a coro dijeron que no podían definir qué sentían al verlo constantemente en la televisión, en los periódicos, medios digitales y redes sociales, ya que para ellos constituye un orgullo que no pueden explicar con simples palabras. Crucita y Freddy afirmaron, sin embargo, que el triunfo de su hijo no es solo de ellos como familia, sino que es de todos.

Comparte esta noticia en las redes sociales :
martes, 23 de mayo de 2017

servicios odontologicoS

cafeteria la jo

cafeteria la jo

SENADOR EDDY MATEO

SENADOR EDDY MATEO

PUBLICIDAD CEMEX

PUBLICIDAD CEMEX

PUBLICIDAD PRAEDE OLIVERO

PUBLICIDAD PRAEDE OLIVERO
Yo no me rindo..Aqui no se rinde nadie...Todo por Barahona

UCATEBA

UCATEBA

GOBERNACION DE BAHORUCO

GOBERNACION DE BAHORUCO

DORIS FELIZ

DORIS FELIZ

EDESUR dAR CLIKC

CAC -dar clikc-

PUBLICIDAD AYUNTAMIENTO

PUBLICIDAD AYUNTAMIENTO

PUBLICIDAD CONAVIHSIDA

Buscar este blog

SIGUENOS EN LAS REDES

Facebook
Twitter

catedral santa cruz

catedral santa cruz

cañon de barahona

cañon de barahona

CASANDRA DAMIRÓN

CASANDRA DAMIRÓN

iglesia catolica

iglesia catolica

antiguo remolcador

antiguo remolcador

Obispado de barahona

Obispado de barahona

SEDE PRESIDENCIAL 1913

SEDE PRESIDENCIAL 1913

INGENIO BARAHONA

INGENIO BARAHONA