Por Pedro G. Briceño

Santo Domingo: Nunca suben al podium para levantar las medallas, casi siempre pasan desapercibidos, sus presencias en los periódicos son mínimas, pero en los éxitos que cosecha Audrys Nin Reyes en la gimnasia, ellos poseen una responsabilidad de primer nivel.

Sus nombres, Yoandris Batista y Amaurys Holguín, quienes son de esos héroes detrás de las cortinas en los logros que acumula el reciente monarca de la Copa del Mundo en gimnasia, pues el primero desde su arribo al país, hace dos años, de inmediato tuvo en sus manos la encomienda de trabajar en la preparación y desarrollo del nativo de Barahona.

Ya mucho tiempo antes, Nin Reyes había iniciado sus pininos de la mano de Holguín, un veterano entrenador de gimnasia, quien cuando por primera vez lo observó cuando el atleta apenas contaba con 14 años vio en el un futuro campeón.

Desde entonces, los retos se superan con creces, pues la llegada de varias preseas en diferentes certámenes internacionales así lo indican con las perspectivas de seguir mejorando para futuras presentaciones.

Tras la llegada de Batista procedente de Cuba encontró ya a un Nin Reyes con grandes proyección, pero había que seguir trabajando con él en su preparación física, carecía de fortaleza, había que elevar su resistencia y mejorar su desempeño en las barras.

“Lo primero fue elaborar un juicioso plan de acción, tenía el potencial para convertirse en un gran campeón, pero había que trabajar con esmero para en un futuro cercano alcanzara brillantes  resultados”, expresó Batista, quien de inmediato comenzó a mejorar el físico del atleta, quien para entonces solo contaba con 20 años.

Venía de pasar con éxito la prueba de convertir en campeón a Manrique Laduez en Cuba, a quien llevó a conquistar la presea dorada panamericana. Asumió el compromiso con Nin Reyes en una nación donde la gimnasia no es una de las disciplinas de mayor trascendencia.

“Aparte de la preparación física, debía mejorar la postura, resistencia y buscar que mejore su desempeño en las anillas, las fosas, realizar sus saltos con mucho mejor definición era uno de los retos asumidos por los instructores”, señala Batista.

Desde ya preparan dos nuevos saltos para exhibirlos

Mientras que Holguín señala, que Nin Reyes siempre ha sido un atleta muy despierto y con grandes habilidades. “Con él hay que andar rápido, de lo contrario te deja detrás”, señala Holguín, cuya experiencia llevó a señalar a Nin como un futuro campeón cuando le llevaron un paquete de unos 10 jóvenes gimnastas.

Una ardua labor que comprende cinco horas de trabajo, mañana y tarde forma parte de los entrenamientos del equipo en interés de convertir a Nin Reyes cada vez en un gimnasta mucho más acabado, a fin de competir de tú a tú con contrincantes que arriban a los eventos con preparaciones en equipos de primera.

Tras el más reciente éxito en la Copa del Mundo en Croacía, donde se apoderó de la presea dorada, desde ya Nin Reyes está sometido a fuertes entrenamientos, incluso en fase de aprender dos saltos nuevos que de perfeccionarlo los colocarán entre las figuras de primer nivel en los campeonatos mundiales.

Estos son el salto múltiples y el dragulesco, uno de ellos esperan ponerlo a prueba en la Copa Mundial a celebrarse en Francia en septiembre próximo, mientras que ambos ya perfeccionados los exhibirán en el Campeonato Mundial el próximo año.

“El salto múltiples solo es realizado por cuatro gimnastas a nivel mundial, lo pondremos a prueba para los centroamericanos y los Panamericanos y de solo ejecutarlos bien representan dos medallas seguras para el país”, expresa Holguín.

Batista entrena también a la estelar Yamilet Peña y también tiene a su cargo un grupo integrado por 15 gimnastas, quienes desde ya se destacan contando con muchas proyecciones para formar parte de la selección nacional de esta disciplina.

Comparte esta noticia en las redes sociales :
miércoles, 31 de mayo de 2017