Por Benny Rodríguez

Neyba.-  La muerte, a finales del pasado abril sorprendió a la joven estudiante de educación básica en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), Centro Barahona, Valeria Zarzuela Pérez (Fanny) y a su familia, que momentos antes la vieron partir a la academia estatal en la búsqueda de conocimiento que la ayudaran a cambiar la realidad social y económica.

Se fajaba para superarse en lo académico para ayudar a los que verdaderamente era importante para ella: su familia.

Su partida a destiempo no solo la sorprendió a ella, sino, también, a los suyos, en quienes ha dejado un enorme vacío que el paso del tiempo podrá llenar. Confiesan que con su muerte trágica le ha quitado a ellos la posibilidad de desarrollo y de bienestar económico.

En su preparación universitaria y posterior graduación de la carrera que cursaba en la UASD Centro Barahona (era el propósito) que tenía como única manera de salir de la pobreza en la que están sus padres, sus cuatro hijos y un marido viudo que ahora trabaja en lo que encuentra para darle el sustento a sus vástagos huérfanos de madre.

Los padres de la fallecida Abelina Pérez (Carmela), Valerio Zarzuela (Lilo), sus hijos Katherine, Mabel, Juan y Juanny Morillo Zarzuela, de 16, 11, 9 y 5 años, respectivamente, son los que de manera directa sufren la ausencia de Valeria.

Carmela, quien reside en el sector Las Malvinas, un barrio sin calles de la zona alta de aquí, dijo a LALUPADELSUR durante una entrevista en su residencia, que la fallecida era la esperanza de ella, de su marido y de sus cuatro hijos.

En iguales términos se pronunció su progenitor, don Lilo, quien está postrado en una silla de ruedas, debido a que le fue apuntada una de sus piernas, debido a la diabetes que tiene, "mi hija era todo".

Su amiga inseparable, Rosy Pérez, quien todo el tiempo estaba junta con la fallecida, incluso en la universidad, estudiando la misma carrera, tampoco puede asimilar la desaparición trágica de Fanny.

Pobreza extrema

La familia, nativa de la loma de la provincia Bahoruco y que vino al municipio cabecera a probar la “suerte” que no han encontrado, vive en la más espantosa miseria, en la más absoluta pobreza.

Ante la situación en la que vive la familia solicita la intervención del gobierno del presidente Danilo Medina, de su esposa, la Primera Dama Cándida Montilla o de la Vicepresidenta de la República, Margarita Cedeño o cualquier institución privada, para que acudan en su ayuda.

Además, proponen que otra forma de contribuir con ellos es consiguiéndole un empleo al padre de los hijos de la occisa, Juan Morillo, para que pueda conseguir el sustento de los cuatro hijos, garantizarle educación y que a los padres de la fallecida los apoye con la compra de sus medicinas y alimentos.

Asumirá el cuidado  

Katherine Morillo Zarzuela, adolescente de 16 años, la hija mayor de la fallecida Valeria Zarzuela Pérez, dijo que a ella es a quien corresponde "cuidar" a sus tres hermanos: Mabel, Juan y Juanny, de 11, 9 y 5, respectivamente.

La jovencita, quien estudia en el liceo, dijo que una forma de contribuir con sus hermanos y los padres de su progenitora es siguiéndole los pasos a su mamá: terminando sus estudios e inscribirse en la universidad.

Reconoció que atraviesa por una situación difícil, producto de su precariedad económica, razón por la cual coincide con el pedido de sus abuelos de que el gobierno disponga ayudarlos o conseguir un trabajo a su papá.  

Comparte esta noticia en las redes sociales :
martes, 9 de mayo de 2017