Por Faustino Reyes Díaz

Neyba.- Hasta el momento la policía no tiene detenidos ni investiga a nadie con relación al asesinato de una abuela de 71 años, hecho ocurrido la madrugada del pasado domingo en este municipio cabecera de la provincia Bahoruco.

El asesinato y violación de Evangelista Méndez (Saín), cuyo cuerpo fue arrojado al cauce de un río ocurrió en su vivienda del sector Segundo Paso, pero las autoridades no ha identificado sospechosos que pudiera estar vinculado al crimen, aunque se informó que han entrevistado a vecinos y familiares de la malograda adulta mayor.

Sin embargo, se informó que al menos 7 personas fueron detenidas e interrogadas por las autoridades, incluyendo un menor, pero las autoridades no vinculan a ninguno de ellos con el caso. Este martes fueron enviado a sus casas los últimos en ser cuestionados en el Departamento de la Policía Nacional, en esta ciudad de Neyba.

“Hasta ahora no hay nadie señalado como posible autor del hecho, pero seguiremos con las investigaciones. Iniciamos con las pruebas científicas y estamos esperando la autopsia”, dijo el Fiscal Erasmo Díaz Matos.
Dijo que se han entrevistados a familiares y vecinos de la malograda mujer a fin de obtener pistas que lleven al Ministerio Publico a identificar el o los responsables del sangriento hecho.

La nacional haitiana Malena Cuevas y el dominicano Eduardo Amador Beltré (papito), forman una pareja residente a pocos metros de donde ocurrió la muerte de Evangelista Méndez y fueron interrogados aunque se desvincularon rotundamente del caso.

“Yo fui a la casa a buscar una alquitira y al ver las chancleta en el patio fui a buscar a su hija y luego Papito encontró en cadáver cerca del rio”, dijo Malena Cuevas, a ser preguntada por Periodistas.

Amador Beltré, dijo que cuando encontraron muerta a Saín le dio mucha pena y se definió como una persona de trabajo que acostumbra a andar solo porque ha perdido la confianza en las personas.

¡Justicia!

Maribel Méndez, hija de la asesinada y otros familiares, claman justicia y detener al o a los culpables de este horrendo crimen que consternó a toda la región, en particular a este municipio.

Vecinos de la abuelita asesinada consideran que en caso como este se debería aplicar “la pena de muerte”, figura no se contempla en el sistema jurídico dominicano.
“Quien le haya hecho eso a esa pobre vieja es bueno que lo maten porque después lo que hacen es que salen gordos de la cárcel”, expresó una residente de Segundo Paso.

Presagió su muerte

Maribel Méndez, narró que tenía el presentimiento que algo le pasaría a su madre, pero nunca pensó que a menos de una semana de haber soñado su muerte recibiera la triste noticia de que uno o más criminales le quitaran la vida.

Sentada en un mueble, al lado de su hermana Isabel, Maribel afirma que no pensó que se trataría de una “revelación”, cuando la semana pasada soñó que su madre se había envenenado al ingerir una pastilla para abortar un embarazo.

“Cuando le conté a mi esposo lo soñado, me dijo que no me llevara de sueños y ahora veo que a veces los sueños se convierten en realidad”, dijo la joven mujer tras despedir hasta la última morada los restos de Saín.

Preocupada por la familia

Evangelista, se preocupaba por sus familiares que residían fuera de esta jurisdicción. Semanas atrás había llamado a la capital para preguntar por sus nietos“mi madre era una mujer que no se metía con nadie, era muy querida. Era cristiana, se convirtió en la loma”  recuerda Maribel.

Sus restos fueron velados en la residencia de su hija Isabel en el lugar de la tragedia, con la presencia de una multitud, debido al aprecio que en poco tiempo de residir en la comunidad se ganó la hoy occisa.

En la comunidad de San Sapito, sus resientes reaccionaron sorprendido cuando se enteraron de la muerte de Saín, a quien definieron como una persona de su casa y trabajadora que no se metía en los asuntos personales de nadie.

“No molestaba a nadie. Siempre estaba pendiente de su hijo Isidoro y para nosotros es una perdida irrespirable”, dijo el dirigente comunitario Pablo Méndez Feliz.

Otros aseguraron que Evangelista Méndez, era una persona humilde y totalmente sencilla que ni siquiera le gustaba hablar para no molestar a los vecinos. Su muerte ha causado un gran dolor en la comunidad.

Segundo Paso

Es una comunidad en crecimiento que acoge a residentes de otras comunidades tales como El Copey, La Tala, Las Cañas, San Sapito, San Pulin, El Aguacate y El Botao.

Hace unos 7 meses que Evangelista Méndez, se trasladó desde San Sapito a esta comunidad, un mes después de dejar la residencia de Mabel. Esa idea no fue compartida por Santos, un hijo que asegura que por eso retornó a trabajar a su comunidad de origen.

Segundo Paso, es vulnerable para el consumo de cualquier tipo de bebida alcohólica y sus características lo convierten en un punto proclive para el consumo de estupefaciente.

“La mayoría de las personas que beben aquí vienen de allá abajo”, dijo una de los propietarios de los 5 pequeños negocios de expendio de alcohol que hay en un lugar con apenas  42 viviendas, en su gran mayoría con paredes de tablas, tejamaní y pisos de tierras.

Aunque sus residentes son personas de escasos recursos, carentes de terrenos de vocación agrícola y sin fuentes de empleos, Segundo Paso, cuenta con una gallera y una libertad a mantener los negocios de consumo de bebidas hasta últimas horas de la madrugada.

Comparte esta noticia en las redes sociales :
miércoles, 10 de mayo de 2017