Por Miguel Vólquez

Jimaní.- Aún podían verse los rostros cabizbajos de las personas, amigos y familiares que hace 13 años perdieron a sus seres queridos en la tragedia del río Blanco. Aún están en la memoria colectiva los que perecieron aquel día trágico para esta comunidad.

Con mucho dolor eran vistas las familias que perdieron a sus seres queridos. Ni el tiempo hará que muchas gentes que perdieron a familias enteras, se recuperen de ese acontecimiento, aunque el sacerdote llame a mantener viva la fe para disminuir el dolor que destruye a los seres humanos.

Es que este municipio fronterizo, común cabecera de la provincia Independencia, no olvida la tragedia del río Blanco, que ayer 24 de mayo cumplió 13 años aquel aciago momento.

La comunidad no olvida ese infausto día, ayer conmemoró los 13 años de la tragedia, ocurrida el 24 de mayo de 2004, provocada por el desbordamiento del río “Arroyo Blanco o Soliet”, acontecimiento en el que fallecieron más de mil personas entre haitianos y dominicanos.

Cada 24 de mayo es de “Duelo Municipal”

El ayuntamiento municipal de aquí, emitió una resolución en la que, no solo recuerda aquel infausto día, sino que recuerda esa fatídica fecha mediante ordenanza de la Sala Capitular, declarándolo cada 24 de mayo de “Duelo Municipal”.

Varias instituciones, sobre todo, centros educativos, se acogieron a este documento que tiene fuerza de ley en los territorios de gobernanza municipal no laboraron en el día de ayer como muestra de respeto a las víctimas de esa tragedia que provocó llanto, luto y dolor a la comunidad nacional e internacional que por diversas vías manifestó su solidaridad.

Sacerdote pide no perder la fe

Durante la tarde de ayer, decenas de personas acudieron al sector Las 40, el lugar del trágico acontecimiento, donde se erigió un monumento para recordar a las víctimas y los dolientes ir a rendirle tributo a sus seres queridos.

El padre Jesús María Amatria ofició una misa de recordación, en la que el religioso dijo que el dolor lo quita la fe, exhortando a los presentes a mantener el don de creer y de mantener viva la fe por sobre todas las cosas.

Por la noche entidades religiosas organizaron un concierto multitudinario en el multiuso bajo techo “Prof. Héctor Marino Pérez Novas”, con la presentación del grupo de fama internacional Barak, quienes siendo declarado por el cabildo como “Visitantes Distinguidos” por la Sala Capitular del Ayuntamiento Municipal de Jimaní.

El evento fue organizado por la Iglesia de Dios Maranhata que dirige el pastor Fidian Martínez, quien llamó a los presentes a mantener vivo el recuerdo.

Comparte esta noticia en las redes sociales :
viernes, 26 de mayo de 2017