Por Benny Rodríguez

Barahona.- El coordinador de las escuelas parroquiales de la Diócesis de Barahona, dijo que el pueblo lo menos que espera es que los que recibieron sobornos que Odebrecht admitió pagar a funcionarios y legisladores para obtener los contratos de obras estatales sean sancionados por la justicia.

El sacerdote Ronny Stephan, párroco de la parroquia Cristo Rey, ubicada en el sector de Savica, abriga la esperanza que las detenciones realizadas recientemente por la Procuraduría General de la República no se trate solo de un show mediático de “mal gusto”.

Stephan, consultado en la sede de la fundación salesiana “Sur Joven”, dijo temer que en este caso, cuyo escándalo tiene dimensiones internacionales, ocurra un “arreglo” entre el liderazgo político y castrar el deseo de que sean castigados los corruptos, se ponga fin a la corrupción administrativa e impunidad.

Como piensa otros sectores de la población, el religioso igual cree que faltan más personas que, a su juicio, deben ser procesadas por el escándalo de Odebrecht, “pero de todas formas debemos ser pacientes y esperar”.

“Esperamos que esta acción contra identificados como corruptos, pero que deberá ser la justicia la que determine su grado de culpabilidad, que sirva como una especie de purificación en los partidos políticos de que vayan pensando de las consecuencias de sus actos tanto para ellos como para sus familias”, observó.

Señaló que por culpa de la corrupción administrativa los hospitales no tienen medicamentos, no hay suficientes escuelas ni aulas, los caminos vecinales no son adecuados, falta agua para el consumo y para el regadío.

Stephan, consultado en exclusiva, afirma que el caso Odebrecht y las detenciones de los supuestos beneficiados con los sobornos que la multinacional brasileña admitió pagó, debe iniciar contra el flagelo social de la corrupción, la cual calificó como un “cáncer” que afecta todo el tejido social de la sociedad.

Advertencia

El religioso, entiende que a la clase política, enquistada en los partidos, tanto de la oposición como del oficialismo, no les conviene que las acciones que iniciaron el pasado lunes sea parte de un show mediático.

Afirmó que lo que mejor les conviene es que haya respeto por este proceso de encausamiento a los corruptos, se respete el debido proceso, “porque si no ocurre así aquí puede surgir un movimiento, como el de ya famoso Movimiento marcha verde que podría resultar incontrolable”.

“Para el bien del país, para bien de nuestro sistema político, de nuestra democracia es necesario que se aproveche esta oportunidad para dar una lesión, sobre todo, que haya mucha cautela, pero sobre todo, que haya mucha precisión”, dijo.

Afirmó que lo único que reclama el pueblo, que el ciudadano que vive en la comunidad menos desarrollada está empoderado, es que se haga justicia, los corruptos sean judicializados, metidos a la cárcel y devuelvan el dinero adquirido de manera fraudulenta.

Comparte esta noticia en las redes sociales :
miércoles, 31 de mayo de 2017