Por Benny Rodríguez.-

Barahona.- Nicolás Sena Silfa (Chía) proviene de una familia pobre, sin riquezas ni muchos bienes materiales que exhibir, aunque sí contaba con la mayor de las riquezas: la honradez y el crédito público.

Sus padres (fallecidos) llegaron de la provincia Bahoruco y se establecieron en Palmarito, un sector ubicado en la parte alta del municipio Santa Cruz en Barahona.

Chía tuvo la intención de hacer alguna actividad económica que le permitiera sobrevivir por sí mismo con pocos riesgos para él y los suyos.

No se hizo profesional, pero no se queja por ello, aunque reconoce que la mejor herencia que cualquier padre puede dejar a sus hijos es que tengan una carrera universitaria. Por es razón tiene a uno de sus vástagos estudiando ingeniería civil en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UAS) en la capital.

Él seguía hilvanando ideas en su cabeza, viendo la manera de qué otra cosa podía hacer que le permitiera, no solo la comida del día, sino poder ahorrar algo para “cuando se presente un problema” con algún miembro de su familia para poder ayudarlo a salir de alguna dificultad que se le pudiera presentar.

“Tener lo de la vergüenza guardado para no pedir en caso que se nos presente algún problema”, dijo Chía e una entrevista a LISTÍN DIARIO.

Emprendió y aprendió con la carnicería
Sena Silfa es lo que puede llamarse un verdadero emprendedor, ya que su voluntad de buscar alternativas que le llevaran a salir de la pobreza, como él mismo admite, lo llevaron a dejar el motoconcho y poner una pequeña carnicería.

Antes de establecerse formalmente con el negocio, Sena Silfa comentó que mataba cerdos y chivos, carne que vendía en el sector por encargo a personas particulares, por lo que le surge la idea formalizar el negocio, poniendo la carnicería que hoy le sirve de sostén económico.

Recordó que en el año 2003 comenzó a trabajar con RD$40,000 como capital en un cuarto alquilado.

Inició matando una res a la semana y con pocos refrigeradores para poner las carnes para evitar que se dañara la carne, pero ahora va tres y hasta cuatro veces al matadero, como resultado del éxito en la carnicería.

La venta

Cada día vende RD$10,000 que son RD$300,000 al mes, pero los sábados, domingos y días feriados Sena Silfa dice que ese porcentaje se eleva a RD$15,000 y hasta RD$20,000, sin embargo, aclaró que esa cantidad no se traduce totalmente en beneficio, sino que es producto de la dinámica de la actividad económica.“Cuando me va bien vendo hasta RD$21,000; es un negocio que se ha venido consolidando, que es el resultado de la disciplina y el empeño que nosotros le hemos puesto”, narró.

Dijo que con el negocio pudo comprar dos casas, adquirir el local en donde está la carnicería y una camioneta.

El secreto de su éxito

Algunas personas, que al momento de la entrevista estaban presentes comprando carne, se refirieron de Chía como una persona seria y honesta.

Él explica su triunfo de una manera sencilla y convincente: “Para lograr el éxito en la vida en cualquier actividad que realices debes ser primero honesto, afable, amar a las personas que son tus clientes y no procurar engañar”.

Afirmó que su manera de negociar es lo que le ha permitido crear una red de clientes, no solo del sector en donde tiene enclavada la empresa de productos cárnicos, sino en todo el municipio.

Situación económica de Barahona
Diversos indicadores evidencian la extrema situación económica negativa de Barahona y reflejan un rezago importante con respecto a la mayor parte de las provincias del país.


Según el Mapa de la Pobreza de la República Dominicana correspondiente al año 2014, Barahona estaba ubicada como la séptima provincia del país con mayor incidencia de pobreza, registrando un total de 12,975 hogares en condiciones de pobreza extrema en ese momento.

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) ha identificado a Barahona como la sexta provincia con menor índice de Desarrollo Humano (IDH), clasificándose dentro del grupo de IDH medio-bajo, lo cual contrasta altamente con el IDH total del país, que a partir del año 2014 se clasifica como una nación de IDH alto.

Este mismo organismo señala que los ingresos per cápita de Barahona, que ascendían a un total de RD$16,867 en el año 2010, es 40% menor que el promedio nacional.

La población ha mirado el turismo y la agroforestería como base para su desarrollo, recientemente el presidente Danilo Medina dejó en ejecución un proyecto de esa naturaleza para impactar positivamente a familias de los municipios de Polo, Enriquillo y Paraíso.

Actividad provincial

Según datos del IX Censo Nacional de Población y Vivienda, un total de 45,759 se encontraban ocupadas en el mercado de trabajo de la provincia, notándose que los hombres mantienen una participación mayoritaria en el mercado laboral, representando 65.8% del total de ocupados, mientras que las mujeres representan apenas 31.4% del mercado laboral barahonero.

A través del Censo se constata que el sector con mayor generación de empleos en la provincia es “agricultura, ganadería y pesca” con un total de 9,896 empleos, sin embargo, este sector evidencia altos niveles de informalidad.

En orden de prioridad, las ramas económicas mayores generadoras de empleos en Barahona son: comercio y hostelería, con un total de 9,381 ocupada; administración pública, con 6,588.

Fuente: Listin Diario.-

Comparte esta noticia en las redes sociales :
jueves, 11 de mayo de 2017