BANI, Peravia.- Los incendios en la provincia siguen siendo causa de preocupación, ya que los mismos dejan a familias sin techos, ni ajuares y a merced de las manos generosas.

Los siniestros son ocasionados por diferentes causas, que van desde altos voltajes en el sistema eléctrico, cortos circuitos originados por malas instalaciones, por velas y estufas encendidas, sin contar con la mayor vigilancia, y hasta por la manipulación, por partes de niños, de fósforos y encendedores.

En la pasada semana hubo dos incendios;  uno en Peravia y otro en el sector Santa Cruz, por suerte, en ninguno hubo desgracias personales.

El último ocurrió en esta semana en la comunidad Galeón dejando consumida por completo una humilde vivienda, que se hallaba ubicada, próximo al colmado 'La Morena'.

Según narra la señora, Ana Josefa Soto Peguero, propietaria de la vivienda, ella fue a comprar al colmado y una de sus niñas aprovechó su ausencia para ponerse a jugar con una vela encendida la que se le zafó, para caer en una de las camas y provocar las llamas que destruyeron la casa con sus pertenencias.

A pesar de los intentos del vecindario para sofocar el siniestro con cubetas de agua, no le fue posible.

Una brigada del cuerpo de bomberos se presentó al lugar, pero en el mismo ya lo que quedaba eran los escombros que había dejado el fuego que devoró por completa el albergue de la señora Ana Josefa Soto Peguero.

Por Manuel Guillermo Mejia

Comparte esta noticia en las redes sociales :
miércoles, 31 de mayo de 2017