Barahona.- La doctora Martina Féliz Gómez, directora del Hospital Regional Universitario Jaime Mota, dijo que el supuesto robo perpetuado por dos sujetos encapuchados en el área de la residencia médica, ubicada en el segundo nivel del centro de salud luce un poco “raro”.

Sin embargo, Féliz Gómez, prometió abrir una investigación de la denuncia que hizo la jefa de la residencia médica en el hospital Jaime Mota, doctora Lissette López.

La funcionaria dijo que es la primera vez que esto sucede en el lugar, sobre todo, en una parte del edificio que es el más alto y que, aseguró no hay forma de una persona penetrar al mismo, sin que sea visto por la seguridad del hospital.

“Por lo tanto, desmentimos las informaciones que en ese sentido fueron dadas, porque no hubo rotura de cristal, no fueron rotos los candados ni las puertas de seguridad”, dijo.

¿Cómo sacaron el abanico, sino había manera? ¿Cómo fue que pudieron bajar o subir las supuestas personas de ese nivel?, se preguntó, tras advertir que aunque no quiere dudar, resulta un poco rara esa supuesta acción de robo en esa área.

Manifestó que lo único que le queda a la dirección del centro es investigar lo que supuestamente ocurrió, ya que aseguró que la dirección del Hospital Regional Universitario Jaime Mota ha estado enfocada siempre en dar protección y seguridad a médicos, enfermeras, pacientes y sus familiares.

Recordó que el caso de la computadora Laptop fue robada hace más de 9 años, por una persona que se hizo pasar por médico, vestido con una bata de residente, permitiendo por un descuido  que sustrajera el ordenador portátil que, afirmó no fue un hecho que ocurrió bajo su gestión.

“Lo otro es que la dirección del hospital logró que se le impusiera tres meses de medida de coerción a unos sujetos que robaron unos aires, los cuales fueron rescatados y puestos en funcionamiento, por lo que somos una persona que no esconde la cabeza, actuamos de frente y atendiendo a nuestras obligaciones, como es el tema de la seguridad”, dijo Féliz Gómez.

Dijo que otro caso que ocurrió, pero que no tuvo éxito, fue el hecho que una madre intentó suplantar a otra, pero detectada de inmediato por la seguridad del hospital, entregada a las autoridades y está en proceso de que le sea conocida medida de coerción.

Dijo que le llama mucho la atención que se ofreció el examen de la residencia médica el pasado domingo y ya se están haciendo estos tipos de información, “que no sabemos con cuál intención se ofrece”.

Manifestó que su esfuerzos están enfocados en hacer que el hospital sea seguro para todos los que intervienen en el, por lo que llamó a sus actores a que no traten de crear revuelos innecesarios que lo que hacen es provocar intranquilidad en el personal médico, de enfermería, administrativos, pacientes y los parientes de éstos.
 
Señaló que le han asignado a un soldado del Ejército de la República Dominicana para que haga un servicio próximo a su oficina y en áreas especifica del hospital, ya que por su defensa al hospital ha sido objeto de intento de agresión.

Comparte esta noticia en las redes sociales :
martes, 7 de marzo de 2017