BANÍ:  “Ustedes son una vergüenza pública”, vociferó el arquitecto Ismael Díaz Melo, al abandonar -junto a otras personas- la sala de sesiones del Ayuntamiento de aquí, momento después de que los ediles rechazaran una petición de reconsideración al permiso de no objeción aprobado a una grancera en la zona de El Corbanal, Boca Canasta.

En efecto, el arquitecto Díaz Melo fue el coordinador general del plan regulador del municipio de Baní, aprobado por la Sala Capitular y refrendado por otros dos concejos municipales.

Basado en su amplio conocimiento de la geografía local por un inventario que hizo con otros profesionales, Díaz Melo ha cuestionado que se haya otorgado un permiso de no objeción en E Corbanal.

Las peticiones de reconsideración fueron hechas por los ediles Carolina Díaz (PRD) y Luis Báez (PRM) quienes presentaron sus argumentos por qué se opusieron al mencionado permiso de no objeción. También, el Concejal Juan Germán (PRM) emitió su voto en contra de otorgar el permiso de no objeción para la instalación de la grancera en el Corbanal.

Carolina Díaz aclaró “no me abstuve, me opuse porque el permiso de Medio Ambiente no me inspira confianza”.

Luis Báez cuestionó que el presidente del Concejo Héctor Moscat nunca vota. “Si hay un empate, el presidente tiene que romperlo”.

 El regidor Báez recordó que la ordenanza del plan regulador del municipio de Baní, fue aprobado por el Concejo Municipal.

Comparte esta noticia en las redes sociales :
sábado, 11 de febrero de 2017