POR ISMAEL BATISTA.

Qué bueno que el presidente de la República, Lcdo.  Danilo Medina,  mediante disposición ejecutiva  declara la cesación de la inactiva Comisión Ejecutiva de la Reforma del Sector Salud, por esta haber cumplido con los programas sanitarios asignados en el sector.

Y qué bueno también que mediante el mismo decreto se  abre el camino para la implementación en República Dominicana de un nuevo modelo de atención de salubridad  que estará dirigido fundamentalmente a ejercer énfasis a la atención primaria.

Pues, es tiempo de dejar el uso del viejo modelo de atención, que por décadas,  descuida la atención primaria y el medio ambiente para concentrar las inversiones y los servicios de salud mayormente en enfermos recluidos en hospitales.

Estos están repletos de pacientes con  enfermedades agudas, crónicas, catastróficas que pudieron prevenirse  en el primer nivel, en cambio,  en la actualidad son manejados en los hospitales  a unos costos más altos y con mayores probabilidades de  secuelas permanentes y fallecimientos. Consecuencias que impactan negativamente en la calidad y esperanza  de vida  de la población.

Y la importancia  del primer nivel de atención en la red de servicios, es que gran parte de los problemas sanitarios que se resuelven en el nivel básico no se puede resolver en el segundo o tercer nivel; en estos se le aplicaría terapias a las enfermedades y sus complicaciones. Nunca prevención.

Es por eso que bajo los preceptos operativos del actual modelo sanitarios los indicadores de salubridad son cuestionables: brotes epidémicos y epidemias, comportamiento endémicos de las enfermedades  con altas mesetas. Morbilidad y mortalidad altas de las enfermedades agudas y crónicas  tanto en la población adulta y adolescente como en los infantes.

Cabe mención especial  la mortalidad materna, que es muy alta en la  República Dominicana. El actual modelo no  logró en mucho  alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio 2015 (ODM) de reducir  la mortalidad ocasionadas por comorbilidades relacionadas con el embarazo y el parto.

DECISION ATINADA

De manera pues, es  atinada la decisión presidencial de implementar el nuevo modelo de atención , porque los indicadores de salud en la República Dominicana no llegarán  a los niveles deseables sino se dirigen los servicios y los recursos materiales y humanos necesarios al  nivel básico de atención.

Pues, este peldaño es el  fundamento del sistema de salud en  los modelos eficientes de atención en todo el planeta.

Consta de mecanismo se prevención, atención, seguimiento y de referencia y contra referencia para el usuario. Si los pacientes se dirigen al segundo o tercer nivel es porque el modelo es infuncional.

En adicción articula proyectos, planes y acciones operativas con otras instituciones.

Ahora  corresponde al Servicio Nacional de Salud (SNS) la implementación del nuevo modelo de atención. En ese sentido, la ejecución del mismo puede desarrollarse conjuntamente con el programa de reconstrucciones y construcciones de centros de salud que realiza el gobierno en el territorio nacional.

Para el éxito del nuevo modelo es fundamental: proveer los centros de salud del nivel básico de los recursos materiales y, humanos. debidamente entrenados y capacitados, así como también fortalecer la residencia de Medicina Familiar o de Medicina Integral, banco de médicos del nivel básico.

 Y articular el novedoso y  ambicioso plan de salud a todos los sectores involucrados en  el Sistema Sanitario de la República Dominicana: Administradoras de Riegos de Salud (ARS), sociedades medicas especialidades, universidades, ONGs nacionales e internacionales vinculadas al sector, el Colegio Médico Dominicano y los organismos internacionales de salud.

Comparte esta noticia en las redes sociales :
miércoles, 11 de enero de 2017