JIMANI: Adela Matos, quien representa en Jimaní a la organización sin fines de lucro Visión Mundial,  dijo que el servicio de salud es uno de los más críticos. 

Señaló que el hospital provincial  lleva dos años en reconstrucción y está brindando el servicio sin las condiciones apropiadas, pese a la alta presencia de enfermedades como el cólera, el dengue y la malaria y la sobredemanda de atenciones médicas. Informó que hace dos años que ese hospital no tiene una cama para internamiento. Dijo que el hospital no está apto para realizar partos, por lo que las mujeres tienen que trasladarse a otros centros médicos, y otras que no pueden salir se ha habido que atenderlas en mesas.

Indicó que saben que la nómina de médicos del hospital es elevada,  pero sin embargo ven poca presencia de esos profesionales. Y en el caso de los especialistas como el ginecólogo, dice que vive en Santo Domingo y viaja allá un día a la semana. Mientras que para problemas por trauma tienen que acudir a Barahona, porque no hay traumatólogo. 

Acotó que otros médicos están esperando su pensión. Manifestó que solo ven dando servicio a cuatro o cinco galenos en ese centro médico “La situación de salud allá es deprimente, hemos sido excluidos de las atenciones básicas del servicio de salud”,  afirma Matos.

Pedro Cano, del servicio Jesuita contó que hace dos años fue inaugurado un centro de especialidades y  diagnóstico en Jimaní, pero  no ha sido abierto ni un solo día.

Sostuvo que el Gobierno no ha dado una explicación de las razones por las cuales no ha puesto a funcionar ese centro. Expresó que hay versiones de que hay un personal nombrado y cobrando que no está dando el servicio en Jimaní.

Comparte esta noticia en las redes sociales :
sábado, 29 de octubre de 2016