SANTO DOMINGO: El cardiólogo Pedro Ureña dijo que se debe tener precaución con el uso de aspirinas como prevención de padecimientos cardiovasculares, pues en caso de existir una enfermedad desconocida para su consumidor.

Afirma que en caso de enfermedad coronaria el consumo de aspirina debe ser supervisado, debido a que si se suspende el uso habitual el paciente puede verse afectado.

Además dice que el consumo prolongado de aspirina puede acarrear males estomacales.

En otros temas Ureña destacó los avances médicos que son preferibles antes que un trasplante de corazón, indicándose que el promedio de vida después de un procedimiento es de 5 a 6 años bajo tratamiento. 

Señala que actualmente hay dispositivos avanzados que pueden funcionar internamente y ser programados para suplir deficiencias cardíacas.

Comparte esta noticia en las redes sociales :
miércoles, 28 de septiembre de 2016