Por:  Dr. Frank Valdez Báez
Dpto. Electrofisiología Instituto Dominicano de Cardiología

El marcapasos es un aparato electrónico del tamaño de una moneda de medio peso. Contiene una batería y programas electrónicos con el objetivo de detectar (censar) la señal eléctrica normal del corazón y en caso necesario, enviar una señal eléctrica en el momento indicado, para ayudar al latido cardiaco natural. No pesa más de una onza y mide menos de cinco centímetros de longitud y 0,60 de grosor. Está dotado de una batería que dura un promedio de seis años conectada a varios cables llamados electrodos o derivaciones, que llegan hasta el corazón y lo estimulan para producir un latido o contracción.

Generalmente se implanta en personas para tratar bradicardias, es decir, cuando el corazón late muy despacio. Cuando esto ocurre, la circulación sanguínea no riega con suficiente potencia para llegar al cerebro y se producen síntomas como mareo, cansancio, desmayo o falta de aliento.

Un marcapasos debe implantarse bajo la piel. Normalmente toma alrededor de una hora. Bajo suave sedación, se hace una pequeña incisión (corte), normalmente en el lado izquierdo del pecho debajo de la clavícula. El marcapasos se coloca luego bajo la piel en esta localización. Usando imágenes de rayos X en vivo, el médico coloca las derivaciones a través de la incisión, dentro de una vena y luego hasta el corazón. La piel se cierra con suturas. La mayoría de los pacientes se va para la casa al cabo de un día después del procedimiento.

Las personas con un marcapasos pueden llevar a cabo una vida normal, aunque deben tener en cuenta unas mínimas medidas de seguridad. La inmensa mayoría de los aparatos electrodomésticos son seguros y no requieren ninguna precaución pero, no obstante, existen interferencias electromagnéticas (IEM) que pueden afectar al normal funcionamiento de un marcapasos. También conviene saber que hay determinados procedimientos diagnósticos o terapéuticos en medicina que pueden interferir con el funcionamiento de un marcapasos a través de IEM. Esto es conocido por los médicos y se tiene muy en cuenta en la valoración pre-quirúrgica.

Comparte esta noticia en las redes sociales :
viernes, 23 de septiembre de 2016