Brasil.- Cuando el reloj marcó las 8:24 de la noche de anoche, la alegría, el júbilo, el espíritu caribeño y la dominicanidad se dejaron sentir de inmediato en el desfile inaugural de los Juegos Olímpicos. Quisqueya estuvo de espiritu en la importante justa deportiva global.

Como es costumbre, por riguroso orden alfabético, los países salen al desfile para presentar sus credenciales con sus mejores atletas y su cuerpo dirigencial.

La tropa dominicana, encabezada por su abanderado, el medallista olímpico en los 400 metros planos en la pasada versión de Londres 2012, Luguelin Santos, salió bien presentada y sus atletas con una bandera en manos, gritándole al mundo: “aquí estamos los dominicanos, vamos a dar la batalla”.

Luguelin Santos, elegantemente vestido, agitó con mucho orgullo la bandera dominicana, la cual defenderán los atletas dominicanos a partir de hoy en los Juegos Olímpicos.

También se pudo ver a los dirigentes del Comté Olímpico Dominicano, encabezados por Luis Mejia Oviedo, su presidente, así como por el Jefe de Misión, Junior Arias Noboa y el profesor Nelson Ramírez, del Comité Ejecutivo del COD, Anibal Portorreal, representante del Ministerio de Deportes.

Más de 5.000 voluntarios y 300 bailarines profesionales participaron en la ceremonia. Un completo repaso a la historia del país dio paso a nombres, canciones y escenas conocidos por todos los presentes.

Las diversas músicas de Brasil tuvieron su justo homenaje. La ‘garota de Ipanema’ fue encarnada por la modelo Giselle Bündchen, que puso fin a su carrera con un desfile sobre la pasarela más larga que habrá pisado nunca- los más de cien metros que recorrió sonriente de un extremo a otro de Maracaná.

El estadio entero cantó y bailó ‘País tropical’ antes de que se hiciera el silencio para que Brasil, el país que disfruta en su casa del mayor jardín del globo, la Amazonía, invitase a los terrícolas a ‘replantar’ el planeta.

Comparte esta noticia en las redes sociales :
sábado, 6 de agosto de 2016