BARAHONA: La producción de energía limpia en el Sur y otras regiones del país constituye una apuesta del Gobierno para la protección del medio ambiente, el fortalecimiento del desarrollo productivo y la garantía de un futuro mejor.

Según una publicación de la dirección de comunicación de la Presidencia, se trata de una visión de desarrollo adecuada a los paradigmas de los nuevos tiempos, en los que República Dominicana, a través de un marco regulatorio firme y la voluntad del presidente Danilo Medina, hoy puede hacer que en el país aproveche el sol, el aire y el agua para generar energía para la producción.

Agrega que en ese contexto, el Estado incentiva la producción de energía limpia y renovable, argumentando que los resultados se han visto con la inversión de empresas privadas por un monto superior a los 500 millones de dólares solo en la región Sur de la República Dominicana.

Tres parques emblemáticos

Estos esfuerzos se han traducido en la instalación de tres parques generadores de energía eólica: Larimar, en Barahona, que aporta al sistema eléctrico 50 megavatios, el Quilvio Cabrera, 8.2 megavatios y Los Cocos I y II, con una producción de 77 megavatios, en Pedernales.


El comunicado indica que los resultados no se han hecho esperar: ha habido un ahorro de más de 800 mil barriles de petróleo y una disminución sin precedentes de 300 mil toneladas de dióxido de carbono por año.

Los datos del Centro de Inversión y Exportación de la República Dominicana (CEI-RD), explican que en los últimos años, la República Dominicana se ha posicionado como un atractivo destino para la industria de energías renovables debido al dinamismo del sector.

“Ha atraído inversión por encima de los US$600 millones y creado más de 1,300 empleos directos, en adición a unos 4,000 indirectos, en proyectos relacionados con energía eólica, solar, biomasa, hidroeléctrica y de energía limpia, como el gas natural”, apunta el comunicado.

Comparte esta noticia en las redes sociales :
jueves, 4 de agosto de 2016