POR ISMAEL BATISTA

Un sistema de salud engloba todas las organizaciones, instituciones y los recursos necesarios con el  objetivo principal de llevar a cabo actividades  encaminadas a la prevención y mejorar la salud de la población en  cobertura sanitaria universal.

Cubre los servicios sanitarios  esenciales y se fundamenta en la dispensación de la calidad, incluyendo la promoción de los valores de la salud, prevención y tratamientos, así como también los cuidados paliativos de las enfermedades  degenerativas y el cáncer

En adicción, las políticas salubres del sistema, en sus objetivos apunta a preconizar,  que   los servicios de asistencias ofrecidos a los diferentes segmentos sociales estén avalados por prerrogativas esenciales en la salud como son la  eficacia, la efectividad y la eficiencia. Y a un costo razonable que no impacte negativamente  la economía de la familia

Todo este accionar en salud tiene cabida en el primer nivel de atención, el cual, es el  escenario ideal para la implementación de estas políticas sanitarias. Porque es donde  comienza la interacción entre los proveedores  y la población que demanda servicios de salubridad y donde se ofrece atención médica a más del 80 % de la población.

Teóricamente cuenta con el personal médico y paramédico, equipos, ambulancia, y la tecnología necesaria para resolver los principales males de salud que afecta a la población, incluyendo consultas, cirugías, las emergencias,  prevención.

Es la clave contra las principales causas de morbilidad y mortalidad en sentido general.

Entonces, de la única manera que podremos controlar enfermedades, brotes, epidemia y emergencias es dirigiendo recursos económicos, humanos y materiales  al primer nivel de atención, pues con ello, se previenen, se diagnostican y se tratan oportunamente las enfermedades.

Si falla este modelo de atención, como de hecho ocurre en la República Dominicana, tendremos los que está sucediendo: brotes, endemia, epidemias. Y gastando la mayor parte del presupuesto de salud en atención medica intrahospitalaria, en costosas tecnologías y en el manejo de enfermedades crónicas, degenerativas y el cáncer

También es la causa  de la elevada cantidad de pacientes que acuden a la consulta y a las emergencias de los hospitales del país, que podrían ser ubicados en el segundo y tercer nivel de la red médica.

De modo pues, que la Dirección Nacional de los Servicios de Salud, además de  reorganizar las consultas y las emergencias de los hospitales, otros tantos esfuerzos deben orientarse al primer nivel de atención de la salud.

Comparte esta noticia en las redes sociales :
miércoles, 6 de julio de 2016