Barahona.- El juez interino del Juzgado de la Instrucción, del Distrito Judicial de Barahona, Manuel Guevara, impuso tres meses como medida de prisión preventiva a un sargento y un raso, integrantes de una patrulla que imputados de matar a un primer teniente retirado de la Policía Nacional la madrugada del pasado domingo.

El magistrado Guevara impuso la medida de tres meses de coerción al sargento Algeris Cuello Garó y al raso Yesterson Reynaldo Cuevas, imputados de dar muerte al oficial retirado Julio Ernesto Garó Féliz, de 54 años. El hecho ocurrió la madrugada del pasado domingo en el sector Río Chill, de la parte baja de aquí.

El juez acogió el pedimento del Ministerio Público, representado por el fiscal Abraham Carvajal Medina, quien solicitó la medida impuesta, establecida en el numeral 7, artículo 226, del Código Procesal Penal, consistente en tres meses de prisión preventiva.

Los uniformados que están siendo imputados por el hecho que ha sido rechazado por la sociedad, fueron defendidos: el sargento Cuello Garó por la Defensora Pública María Dolores Lebraut y el raso Cuevas por Manuel Odalis Ramírez Arias.

Los imputados, conforme a se informó a www.lalupadelsur.com, no ofrecieron declaraciones al tribunal. El magistrado Guevara ordenó a la seguridad del tribunal sacar a los miembros de la prensa presentes en la sala de audiencia, alegando que laa medidas de coerción son privadas para las partes.

Gabriel Garó Féliz, hermano del asesinado oficial retirado, actuó como querellante contra el sargento y raso de la institución del orden público, imputados por la muerte de su pariente.

Al tribunal se presentaron amigos, parientes y relacionados del malogrado oficial policial, quienes visiblemente estaban indignados por lo ocurrido a su pariente, a quien definieron como una persona honesta, seria y trabajadora que no tuvo nunca problemas con nadie, pese a servir por más de 20 años en la Policía Nacional. 

La seguridad en la sede del tribunal, ubicado en la calle Colón, próximo al Arco del Triunfo, tuvo que ser redoblada por efectivos policiales para evitar una situación anormal que pusiera en juego la seguridad y la vida de los imputados.

Antes del inicio del conocimiento de la medida de coerción pasadas las seis de la tarde hasta entradas las siete de la noche de ayer, se produjo una breve discusión entre el padre del raso imputado, quien no pudo ser identificado y familiares del occiso, pero fue solucionado de inmediato gracias a la intervención de la policía. 

Se recuerda que la información que se dado a conocer a la prensa es que los dos integrantes de la patrulla confundieron al exoficial con un delincuente.

Comparte esta noticia en las redes sociales :
martes, 19 de julio de 2016