Por Benny Rodríguez
Barahona.- Un segundo teniente retirado de la Policía Nacional fue asesinado esta madrugada de tres balazos en el pecho en el sector de Río Chil, de la parte baja de esta ciudad y traslado de inmediato su cadáver a la Regional de Ciencias Forenses, con asiento en Azua, a practicarle una autopsia.

Se trata del segundo teniente retirado Julio Ernesto Garó Féliz, de 55 años, quien recibió los impactos de bala cuando transitaba por el referido sector, un barrio marginal de aquí, que carece todos los servicios básicos: calles asfaltadas, agua, energía eléctrica, entre otras necesidades requeridas para ser habitado de manera digna por personas. Era nativo del distrito municipal de El Cachón.

El exoficial policial, quien laboraba como seguridad en una estación gasolinera de aquí (La Bomba de Pedro) y hacía las labores de motoconcho, fue llevado en estado agonizante a la emergencia de la clínica “Santo Tomás”, donde expiró, disponiéndose de inmediato que el cuerpo sin vida sea trasladado a la Regional de Ciencias Forenses, con asiento en Azua de Compostela. Se desconoce si el médico legista, doctor Miguel García Ortiz, examinó el cuerpo sin vida.    

Una fuente de la fiscalía de “muy” entero crédito confió a este reportero que el exoficial en retiro habría sido asesinado por una patrulla de la propia Dirección Regional Sur de la Policía Nacional que lo confundió con un delincuente cuando transitaba por el sector de Río Chil.

La fuente que confió la información, a cambio de la protección de su identidad, dijo que hay un testigo del hecho que asegura que fue una patrulla policial que lo mató, por lo que se espera que en las próximas horas el vocero de la Dirección Regional Sur de la Policía Nacional, mayor José de los Santos Pérez y Pérez, se refiera a este caso que ha consternado a sus familiares y amigos.

Hablamos con oficiales de la Subdirección Adjunta de Investigaciones Criminales (Dicrim), quienes nos pidieron no diésemos a conocer su identidad, pero solo nos confirman que fue asesinado y que el arma asignada al exoficial se la llevaron quienes lo mataron.

Sin embargo, la fuente policial, dijo que no manejaba información acerca de que la muerte la habría cometido una patrulla de la propia institución del orden público que supuestamente lo confundió con un delincuente.

Se recuerda que el sector de Río Chil, es un barrio marginado de la ciudad, surgido al margen de la planificación y sin que intervengan las autoridades, a los fines de garantizarle las condiciones mínimas para ser habitado por personas, es una de la zona de violencia de todo tipo y de criminalidad.

Tratamos de conversar telefónicamente con el fiscal titular Yván Ariel Gómez Rubio, pero no fue posible localizarlo, aunque sí logramos a Jorgelin Montero, quien solo confirmó el asesinato del ex oficial policial.   
La esposa del oficial retirado y sus familiares lloraban desconsoladamente en su residencia del sector de Palmarito, de la parte alta de aquí, tras enterarse de lo sucedido.

Comparte esta noticia en las redes sociales :
domingo, 17 de julio de 2016