AZUA:  Moradores de la comunidad La Fortuna, en esta provincia, denunciaron que paradójicamente, contrario al significado del nombre de este poblado, la comunidad está llena de ruinas y miserias.

Entre sus males destacaron la falta de una escuela y de agua potable, preciado líquido que para poder conseguirlo tienen que extraerlo de un arroyo próximo a la comunidad por donde pasan y beben los animales del lugar, situación que es considerada de muy peligrosa para los moradores de esta localidad.

Arsenio Ferreras, uno de los fundadores de La Fortuna, una de las tantas localidades ubicadas en la Cordillera Central, dijo que esta comunidad es tan pobre que en una casita en muy mal estado habitan familias porque no tienen con qué levantar una vivienda digna.

Los estudiantes del lugar tienen que recorrer varios kilómetros a pie por una carretera en pésimas condiciones hacia la localidad más cercana, que es El Tetero, para poder recibir clases, ya que su comunidad carece de un centro educativo y de un medio de transporte donde los alumnos puedan trasladarse a su escuela.

Los estudiantes de esta comunidad tienen tanto interés por la superación que están en la disposición de donar el terrero para la construcción de un centro educativo.

Todas estas problemáticas mantienen a los habitantes de este pueblo estancados, que ya no saben en quien creer y que lo único que han recibido ha sido promesas en tiempos de elecciones.

Comparte esta noticia en las redes sociales :
lunes, 11 de julio de 2016