SANTO DOMINGO:  La Segunda Sala de la Cámara Penal de la Corte de Apelación del Distrito Nacional condenó a una mujer a 10 años de prisión, al pago de una indemnización de 50 millones de pesos y a la devolución de un millón 600 mil dólares a favor del ex pelotero de Grandes Ligas Julio Lugo.

Los magistrados Ramón Horacio González Pérez, Pedro Sánchez Rivera y Luis Omar Jiménez encontraron a Raquel Baquero Sousa culpable de lavado de activos, complicidad, falsedad de documentos y estafa, por lo que fue condenada a cumplir la pena en la cárcel de Najayo Mujeres.

Para condenar a Baquero Sousa, el tribunal de segundo grado admitió dos recursos de apelación, uno interpuesto por Lugo, a través de su abogado René del Rosario y el otro hecho por la Fiscalía del Distrito Nacional, a través de la fiscal adjunta Rosalba Ramos, contra la decisión que emitió el Primer Tribunal Colegiado del Distrito Nacional, que declaró la absolución.

Los jueces revocaron en todas sus partes la sentencia emitida por el Primer Tribunal Colegiado, que preside la jueza Esmirna Gisselle Méndez.

En su decisión los magistrados González Pérez, Sánchez Rivera y Jiménez, consideran que en la sentencia dictada por el Primer Tribunal Colegiado no contiene una motivación precisa y circunstanciada de todas las pruebas aportadas en la acusación.

Además que obvió el informe de la Superintendencia de Bancos, emitido el 01 de diciembre del 2008, donde consta la existencia y manejo de la cuenta de Baquero Sousa.

Baquero Sousa fue implicada por Lugo en la estafa de 50 millones de pesos en la venta de un solar ubicado en el sector Las Praderas, luego de comprobar que el dinero que ella pagó a su padre Edwin Baquero y a Luis Manuel Ramírez Méndez, ambos condenados a diez años de prisión, fue manejado en su cuenta bancaria y logró transferirlo a una cuenta en los Estados Unidos.

Según Lugo narró durante la audiencia, en principio el dinero fue depositado en la cuenta de Luis Manuel Méndez Ruiz, quien estando en el banco transfirió el dinero a la cuenta bancaria de Hortensia Sousa de Baquero, esposa de Edwin Baquero.

El expelotero de Grandes recordó que el proceso judicial empezó cuando en 2008 cerró la compra del terreno y al momento de limpiarlo para dar inicio a un proyecto, aparecieron los propietarios legítimos del terreno, la compañía Ines Mar.

Comparte esta noticia en las redes sociales :
viernes, 24 de junio de 2016