BANI, Peravia.- En la noche del pasado domingo, cuando feligreses católicos escuchaban la palabra de Dios, leída en la misa que se oficiaba, un ladrón interrumpió el sagrado momento, para despojar a una asistente  de su cartera y un celular.

El intruso le arrebató la cartera la feligresa cuando esta oraba por los enfermos, presos y personas desvalidas.

En la Catedral los católicos al percatarse de lo sucedido, interrumpieron las oraciones para salir detrás del desaprensivo.

Con la ayuda de Dios y de la policía, al confeso ladrón, lo alcanzaron por la calle 27 de Febrero, después de huir por la Duarte.

Juan Melvin Reyes Zabala, de 40 años, residente en el sector Saona, fue apresado en flagrante delito, por lo que será puesto a disposición de la justicia.

Tanto en las iglesias católicas como evangélicas de esta ciudad, han irrumpido delincuentes que han cargado con valores de feligreses.

Los religiosos han sido víctimas de carteristas, y de vulgares asaltantes que los han despojado en pleno culto, de prendas preciosas, dinero en efectivo y de celulares.

Todavía no se conoce de castigo que hayan aplicados a estos sujetos del bajo mundo delincuencial.

Ahora tras apresarse, a este raptor de La Saona y haberle ocupado los cuerpos del delito en un acto de flagrancia, se espera que la justicia banileja le envíe un mensaje a todas las escorias de esta naturaleza, que profanan cosas sagradas y que ni los lugares de adoración al señor se le escapan para llevar a cabo sus fechorías.

Por Manuel Guillermo Mejia

Comparte esta noticia en las redes sociales :
martes, 21 de junio de 2016