AZUA: Para los habitantes del distrito municipal Las Lagunas, municipio Padre Las Casas, el centro de salud se encuentra abandonado, lleno de precariedades y es lo más parecido a un criadero de vacas y caballos.

Esta situación es de gran preocupación, lo que hace que la gente de este distrito viva en incertidumbre, ya que además de estar abandonado, el centro hospitalario permanece cerrado por falta de médicos.

Francisca Jiménez una mujer a la que apenas le acompaña un nieto, narró que de repente empezó a sentirse mal de salud, pero cuando acudió a esta clínica rural, tocó varias veces la puerta y nadie respondió, por lo que tuvo que hacer un largo recorrido por la carretera hacia el municipio Padre Las Casas, con la esperanza de encontrar algún peregrino en un vehículo que la condujera hasta llegar con vida al centro de salud, clamor que fue escuchado por el Señor.

Para el profesor Enizael Corcino Lebrón, la falta de funcionamiento del centro de atención primaria no es la única problemática que afecta a esa comunidad, sino que también todas las calles cuando llueve se convierten en un infierno, debido a que el lodo que se produce no permite el tráfico de la gente ni de vehículos.

Los moradores de Las Lagunas no sólo reclaman calles en buenas condiciones, los jóvenes también se quejan por el mal estado en que se encuentra el terreno del play de béisbol, el único pasatiempo y parque de recreación infantil con que cuenta la comunidad, lo que obliga a las familias a mantenerse en sus casas, ya que no tienen otro lugar de recreación a donde llevar sus hijos a compartir.

A pesar de todas estas problemáticas, los jóvenes esperan con ansias cada domingo para asistir a la misa que realiza el sacerdote Mario Leyba, quien en cada uno de los temas que toca sirve de enseñanza y de incentivo a los jóvenes, inculcándoles valores familiares y hablándoles sobre el rol que debe jugar cada uno de sus miembros en la sociedad.

Comparte esta noticia en las redes sociales :
jueves, 23 de junio de 2016