Por Tomás Aquino Méndez

“Millones de litros de agua se fueron directos al mar con las intensas lluvias que se han producido en la región Suroeste desde el pasado miércoles”. Así iniciaba nuestro periodista Benny Rodriguez, una nota enviada a la redacción del LISTÍN DIARIO el pasado viernes. Eso es penoso. Un regalo de la naturaleza desperdiciado por falta de visión ¿o de planificación?

Lamentable que tanta agua, que en solo un par de meses pudiésemos estar necesitando, se hayan desaprovechado para preservarla con visión futura. No entendemos las razones para que hasta ahora se le haya dado la espalda a la construcción del Metro del Sur.

Esa ha sido una de las razones para insistir, hace más de doce años, en la construcción de Monte Grande. Y digo doce porque es el tiempo en el que vengo escribiendo públicamente, porque desde antes, estamos insistiendo con esta obra.

Recuerdo que a los gobiernos de Antonio Guzmán y Salvador Jorge Blanco, vía mi amigo Juan Francisco Acosta (q.e.p.d), les hice llegar mis inquietudes sobre esta importante presa. En ese tiempo estaba más inclinado en que se hiciera porque las tierras de El Salado, en la provincia Bahoruco, tenían potencial para producir a pesar de su alto contenido de sal. Agrónomos con los que hice contacto en ese tiempo me aseguraban que esas tierras “podrían desalinizarse” con suficiente agua y ponerlas a producir cualquier rubro.

Pero esa es parte de la historia. Tiempo después la visión se amplió. La preocupación por las riadas frecuentes del Yaque del Sur, sus daños a bienes y propiedades, más la reducción de las aguas en la laguna Rincón nos pusieron a pensar en que Monte Grande ya no podría verse como un proyecto para poner a producir miles de tareas en Bahoruco e Independencia, sino más de 400 mil en toda la región. Además de generar energía, garantizar agua potable y proporcionar apoyo a ofertas turísticas futuras. No es un capricho. Ni deseo de “molestar” a nuestros gobernantes.

Lo que está sucediendo hoy, con las lluvias en el Suroeste nos da la razón.  Miles de litros de agua caída en la zona pudiese estar en esa gran reserva que será Monte Grande y evitar que la sequía nos castigue con tanta fuerza como lo hizo hace solo unos meses.  Es cierto que nunca se podría acaparar toda el agua que nos ofrece la naturaleza en época lluviosa, pero sí retener una muy buena cantidad y preservarla para su provecho en el riego y el consumo humano. Dice el refrán que “después del palo dado nadie lo quita”.

No hay que lamentar lo que se perdió, pero sí prever que se repita la misma historia año tras año. MONTE GRANDE YA.

Comparte esta noticia en las redes sociales :
domingo, 8 de mayo de 2016

eddy mateo

eddy mateo

LA JO

LA JO

d pillay full drink

d pillay full drink
Lo mas acojedor en Barahona Tel. 809 524-9655

OHELMIS SANCHEZ

OHELMIS SANCHEZ
Director-Administrador y co-Fundador de Ecos del Sur

CONAVIHSIDA

CEMEX

CEMEX

GOBERNACION DE BAHORUCO

GOBERNACION DE BAHORUCO

DORIS FELIZ

DORIS FELIZ

micro-cyber yoan

micro-cyber yoan

revista de politica

revista de politica

MANUEL DE LA CRUZ

MANUEL DE LA CRUZ

Buscar este blog

SIGUENOS EN LAS REDES

Facebook
Twitter

catedral santa cruz

catedral santa cruz

cañon de barahona

cañon de barahona

CASANDRA DAMIRÓN

CASANDRA DAMIRÓN

iglesia catolica

iglesia catolica

antiguo remolcador

antiguo remolcador

Obispado de barahona

Obispado de barahona

SEDE PRESIDENCIAL 1913

SEDE PRESIDENCIAL 1913

INGENIO BARAHONA

INGENIO BARAHONA