POR VÍCTOR MATEO

Las próximas elecciones traerán pocas sorpresas, pues, sin lugar a dudas, el actual mandatario, licenciado Danilo Medina Sánchez, continuará en el poder -al menos hasta el 2020- ya que el pueblo está decidido a darle una nueva oportunidad por el grandioso trabajo que ha realizado administrando con pulcritud la cosa pública.

Desde ya, diversas personalidades han vaticinado un triunfo arrollador del Presidente y la maquinaria del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), incluyendo a candidatos de otras parcelas políticas. Muchos de ellos argumentan que se debe a los recursos del Estado, otros agregan que el escenario solo les favorece a “los que están arriba”, pero la realidad es que el Presidente ganará y por mucho.

Todo fue fríamente calculado…

La experiencia acumulada en el ejercicio del poder por el PLD, le ha permitido conocer y olfatear los momentos. Se ha visto a Danilo Medina muy seguro de sus pasos, no ha cometido el más mínimo error, aunque se piense que ha complacido bastante a la “oposición”, pues cada vez que gritan por algo, él los complace. La verdad es que se ha portado como un “padre apoyador”, porque lo cierto es que por mucho puede dar cátedra de política, pues conoce al dedillo la realidad local.

Apostaron a la división, pero no…

Los “opositores” aseguraban que esta vez Danilo y Leonel pondrían sus intereses personales por encima de los del país y del PLD, pero no, no fue así. Nunca estuvo en duda la integración del doctor Fernández, por una sola razón: conoce el poder por sus tres experiencias al frente de la cosa pública y es un político formado de pies a cabeza, por ende, como soldado del PLD y amante del debate, expuso públicamente su parecer, pero nunca puso en juego la unidad el partido, su organización, aquella que le ha llevado a la Presidencia en varias ocasiones.

Moderno en siglas, viejo en la práctica.

La organización política que más porcentaje pretende obtener después del partido de gobierno, es decir, el Partido Revolucionario Moderno (PRM), para nada innova en el ejercicio de la política. Se puede ver al candidato presidencial de esa entidad política justificar y repetir como cotorra que aumentará la política social del PLD, cuando en el pasado la llamaba “politiquera”. Nadie comprende su “programa”, a nadie se le ocurre repetir lo que dice, porque solo habla por hablar.

Ha dicho en repetidas ocasiones el actual mandatario, lo siguiente: “en política siempre se cosecha, nada se pierde”; pero al señor Abinader hay que precisarle que eso puede ser así, cuando no se lleva la política a lo personal, cuando se actúa de forma honesta, no de manera hipócrita. Aprenda, que aun está a tiempo. De continuar así, después del quince mayo, solo será un cadáver político.

Comparte esta noticia en las redes sociales :
martes, 12 de abril de 2016