POR PRAEDE OLIVERO

El que va al parque central de Barahona o a cualquier parque, se da cuenta de que no tenemos síndico en esta ciudad.

Durante meses la oscuridad prima en los parques, ya que el síndico no es capaz de colocar las bombillas que se han dañado.

No ha válido el reclamo de los ciudadanos, ni las denuncias de los medios de prensa, eso se le resbala, ya que el sindico se cree por encima de todas y de todos.

Pero a todo puerco  gordo le llega su San Martin y el domingo 15 de mayo a este sindico indolente le llega su fin.

Todo el pueblo debe estar alerta reclamando aceras, contenes, recogida de  basura, nuevo mercado, matadero, atención a los cementerios, ríos y playas y todos los servicios, que se les niega al pueblo.

Comparte esta noticia en las redes sociales :
jueves, 14 de abril de 2016